¿ESTÁS DISPUESTO A MORIR POR EL FÍSICOCULTURISMO..? (PARTE 1) - USA

¿ESTÁS DISPUESTO A MORIR POR EL FÍSICOCULTURISMO..? (PARTE 1)

¿ESTÁS DISPUESTO A MORIR POR EL FÍSICOCULTURISMO..? (PARTE 1)

 

POR Lee Priest

Tengo 38 años. Estoy vivo y saludable. También soy culturista profesional. Una profesión conocida por el uso de esteroides y en la que muchos mueren buscando sus sueños.

¿Y por qué sigo aquí entrenando duro cada día..? Muchos no quieren creer la verdad. Muchos quieren creer que todo esto se trata de esteroides y no de años y años de duro entrenamiento, dieta y determinación. No puedo hacer que ellos cambien de opinión. Pero sí puedo decirles a todos aquéllos que quieren hacerse profesionales, que se necesita mucho más que una jeringa “llena de magia” para volverse un físicoculturista.

Desafortunadamente estoy seguro de que no quieren oírlo, creerlo o entenderlo. He tocado este tema tantas veces, que ya estoy cansado de él. He sido más honesto que ninguna otra persona. Me han preguntado cientos de veces por qué hablo de esto tan abiertamente y siempre les doy la misma respuesta. Es porque la verdad es más fácil de recordar y puede ayudar a muchos jóvenes antes de que cometan un gran error.

Los esteroides no son un atajo milagroso para que alguien sea un culturista top o conquiste la fama. Son una simple ayuda. Los esteroides no pueden hacer que un físico regular se transforme en el físico de un campeón. No puede desarrollar masa muscular por ti y nunca serán tu pasaporte al carnet Pro. Si piensas que los esteroides son tu Santo Grial, fracasarás terriblemente. Nunca tendrás una vida exitosa aun teniendo tu carnet Pro.

Para tener éxito en la vida debes creer primeramente en ti y no dejar que tu fe gire en torno a pastillas e inyecciones.

lee priest a los 12 años2 ¿ESTÁS DISPUESTO A MORIR POR EL FÍSICOCULTURISMO..? (PARTE 1) photo

A los trece años yo todavía no sabía que quería ser un profesional, ni siquiera tenía idea que existía esa clasificación. Lo único que sabía era que había encontrado algo que realmente amaba: entrenar. Me encantaba la sensación de forzar mi cuerpo hasta donde nunca imaginé sería posible. Me encantaba la manera como empecé a lucir y me gustó mucho que esto me diera un propósito.

Esa sensación nunca se fue, no importaba en cuántas competencias participara o cuántas veces no obtuviera el primer lugar. Hubo momentos en los que sabía merecía haber ganado y en otros, cuando ganaba, mi pasión por el culturismo nunca flaqueaba. Mi curiosidad sobre mi cuerpo y cómo podía cambiarlo, nunca se fue.

lee priest a los 18 ¿ESTÁS DISPUESTO A MORIR POR EL FÍSICOCULTURISMO..? (PARTE 1) photo

(CONTINÚA LEYENDO LA SEGUNDA PARTE)

Comentarios: