EL ÁCIDO FOSFATÍDICO (PA) EVITA LA DEGRADACIÓN MUSCULAR - USA

EL ÁCIDO FOSFATÍDICO (PA) EVITA LA DEGRADACIÓN MUSCULAR

EL ÁCIDO FOSFATÍDICO (PA) EVITA LA DEGRADACIÓN MUSCULAR

 

wl acido fosfatidico EL ÁCIDO FOSFATÍDICO (PA) EVITA LA DEGRADACIÓN MUSCULAR photo

 

POR MICHAEL RUDOLPH SENIOR SCIENCE EDITOR

 

La capacidad del ácido Fosfatídico (PA) de estimular el crecimiento muscular puede deberse a su habilidad de inhibir la degradación de las proteínas musculares, lo cual conlleva a la hipertrofia, pues la disminución en la degradación de proteínas tiende a aumentar los niveles de proteína muscular, promoviendo el crecimiento. La primera indicación de que el PA podría inhibir la degradación de proteínas viene de un estudio que muestra que al aumentar la cantidad de PLD1 (una de las enzimas que sintetiza PA en el cuerpo) en células musculares aisladas aumentan los niveles de PA.

Esto reduce la expresión de una serie de genes que promueven la degradación de las proteínas musculares.8 Este estudio también demostró que los mismos genes que degradan la musculatura puede desactivarse al exponer las células musculares directamente al PA.

Algunos genes involucrados en la vía de degradación de proteínas que se desactivan con el PA pueden reactivarse nuevamente con la poderosa molécula que disminuye el tamaño de los músculos: la miostatina. Esto sugiere que el PA pudiera frustrar parte del efecto negativo de la miostatina en el crecimiento muscular.

Estos resultados son intrigantes y requieren de experimentación adicional, pues los efectos anti catabólicos del PA solo pudieron mostrarse en células musculares in vitro. Para confirmar estos hallazgos en humanos es necesario que se realicen más estudios.

En resumen, la ciencia indica que el PA aumenta la masa muscular al activar la enzima mTOR y reducir potencialmente la degradación de proteínas musculares. Este impacto dual del PA en los niveles de proteínas muscular es una ventaja para el crecimiento de los músculos pues no solo representa una forma efectiva de promover la síntesis de proteína sino también mitiga la influencia catabólica que el entrenamiento con pesas tiene en el tejido.

La influencia positiva del PA es aún más pronunciada cuando el uso del suplemento se coordina con las sesiones de entrenamiento con pesas. El protocolo de suplementación óptimo de PA debe incluir al menos 750 mg de PA derivado de la soya inmediatamente después
de entrenar con pesas visto que está disponible 30 minutos después de su ingesta oral y permanece disponible por al menos siete horas. Obviamente, este periodo de siete horas es cuando el efecto catabólico del entrenamiento está en su pico más alto y debe inhibirse lo más pronto posible para minimizar la pérdida muscular.

 

Durante la mayor parte de su carrera Michael Rudolph ha estado en el mundo del ejercicio como atleta (jugó fútbol americano en la Universidad Hofstra), entrenador personal y científico investigador (posee una licenciatura en Ciencias Deportivas de la Universidad de Hofstra y un PhD en Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Stony Brook). Después de obtener su PhD, Michael investigó la biología molecular del ejercicio en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard y de Columbia durante 8 años. Esta investigación contribuyó a entender la función e importancia del sensor de energía celular AMPK – llevando a numerosas publicaciones en prestigiosas revistas incluyendo la revista Nature. Michael actualmente trabaja en el Centro de Biología Estructural de Nueva York, en el Departamento de Defensa desarrollando un proyecto de seguridad nacional.

 

Referencias:

7. Joy JM, Gundermann DM, et al. Phosphatidic acid enhances mTOR signaling and resistance exercise induced hypertrophy. NutrMetab (Lond) 2014;11, 29.

8. Jaafar R, De Larichaudy J, et al. Phospholipase D regulates the size of skeletal muscle cells through the activation of mTOR signaling. Cell Commun Signal 2013;11, 55.

 

 

Comentarios: