ANTIOXIDANTES, MÁS NO SIEMPRE SIGNIFICA MEJOR

ANTIOXIDANTES, MÁS NO SIEMPRE SIGNIFICA MEJOR

  • Por: MD Latino
  • agosto 25, 2014
  • 0 Comentarios
ANTIOXIDANTES, MÁS NO SIEMPRE SIGNIFICA MEJOR

 

El cuerpo humano se encuentra en una constante búsqueda de equilibrio; debe adaptarse a factores de estrés externos que recibe incesantemente.

El ejercicio es uno de esos factores, pues levantamos cargas pesadísimas para aplicar estrés en los músculos, estimulándolos a crecer con el fin de que puedan lidiar con ese estrés si surgiera de nuevo; es un proceso de degradación y reconstrucción, el objetivo del entrenamiento de alta intensidad es invocar la mayor adaptación posible sin destruir totalmente los músculos, en otras palabras, “sin dolor no ganas”…

 

POR Víctor R. Prisk

ben pakulski. 1024x987 ANTIOXIDANTES, MÁS NO SIEMPRE SIGNIFICA MEJOR photo
ben pakulski

 

En este acto de equilibrio, existe una zona ideal para alterar el sistema. Si pones a tu cuerpo bajo muy poco estrés, éste no se dará cuenta que debe adaptarse a su ambiente, pero si lo estresas demasiado, lo llevarás al punto de una lesión; cuando se trata de entrenamiento, el objetivo es aprender a entender cómo tu cuerpo responde, dando dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás, de esta forma estás forzando sus límites y al mismo tiempo permitiendo la recuperación.

 

Si no dejas que el cuerpo se recupere, terminarás en un estado de síndrome no funcional, de extralimitación y sobreentrenamiento del que probablemente necesitarás semanas o meses para salir.

 

Uno de los mecanismos fisiológicos que estimula las adaptaciones a nuestro ambiente es la “biología de reducción de oxidación (Redox)”, la cual es un sistema de transferencia de electrones entre las moléculas.

 

Las moléculas reactivas inestables o “radicales libres”, tienen un electrón que promueve las reacciones de oxidación de colesterol y ADN que causan daño en los tejidos.

 

Dichas reacciones pueden ser esenciales para nuestra supervivencia, por ejemplo, nuestras células inmunes producen radicales libres para destruir intrusos como las bacterias, el cuerpo humano posee un elaborado sistema de antioxidantes que regula estas reacciones para que no causen más daños que beneficios; estos antioxidantes incluyen diferentes enzimas y micronutrientes que limpian y destruyen a los radicales libres, principalmente a través de la “reducción” de estas reacciones.

 

 ANTIOXIDANTES, MÁS NO SIEMPRE SIGNIFICA MEJOR photo

 

El ejercicio intenso causa un aumento notable en radicales libres, el cual puede dañar potencialmente los tejidos, esto si es que tienes deficiencia sistémica y nutricional de antioxidantes como la vitamina C, vitamina E, ubiquinona, ácido úrico, glutatión, carotenoides y polifenoles, de esta manera puedes estar en mayor riesgo de sufrir daño por radicales libres en los tejidos musculares, además la acumulación de radicales libres en las contracciones musculares puede llevar a la inhibición de la producción de fuerza y fatiga temprana.

 

Sin embargo se necesitan niveles fisiológicos de radicales libres para una producción normal de la fuerza muscular. Tal vez la solución no sea tomar todos los antioxidantes que podamos y bloquear el daño de los radicales libres. Debemos recordar que nuestro cuerpo se encuentra en un estado constante de equilibrio. Nuestro sistema sólo se adaptará cuando percibe un cambio en ese equilibrio.

 

La producción de radicales libres, bajo el estrés de ejercicios intensos, le informará a las células de los músculos que es el momento de adaptarse y crecer para evitar el daño que pueda causar el estrés futuro. Los radicales libres lo hacen a través de la activación de genes y enzimas que llevan el músculo a crecer.

 

william llewellyn probably ANTIOXIDANTES, MÁS NO SIEMPRE SIGNIFICA MEJOR photo

 

A pesar de que muchas de las investigaciones sobre el estrés oxidativo del ejercicio se han hecho en modelos de ejercicios de resistencia aeróbica, algunos han observado su rol en los ejercicios anaeróbicos.

 

Una de las formas en la que los músculos crecen es por medio de la acción del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1). Los músculos ejercitados producen IGF-1, lo cual estimula su crecimiento. Estudios de laboratorio han demostrado que la producción de radicales libres es necesaria para la función de IGF-1 en el crecimiento muscular. Al aplicar antioxidantes en las células musculares en experimentos de laboratorio, la función del IGF-1 se ha eliminado.

 

A pesar de que los ejercicios de alta intensidad pueden producir una abundancia de radicales libres, la evidencia apoya sus beneficios para la salud. Todos sabemos que el ejercicio mejora la sensibilidad a la insulina, la hormona más anabólica y esencial para desarrollar la musculatura. El ejercicio parece incrementar la sensibilidad a la insulina a través de mecanismos dependientes de la formación de los radicales libres.

 

El aumento en la sensibilidad a esa hormona, después del ejercicio, se ve prácticamente abrogado por la ingesta diaria de dosis suprafisiológicas de antioxidantes comúnmente usados como vitamina C y vitamina E. Así que la suplementación de antioxidantes bloquea algunos de los efectos metabólicos del ejercicio.

 

Las investigaciones también muestran que las células musculares necesitan experimentar el estrés oxidativo de los radicales libres con el fin de aumentar su habilidad natural de resistir dicho estrés. En otras palabras, la exposición a los radicales libres endurece las células para resistir su acción. Lo mismo sucede a la inversa, si no estresas a las células, perderán su habilidad de resistir el estrés… ¿te suena familiar? ¡Si no lo usas, lo pierdes!

 

priest3 ANTIOXIDANTES, MÁS NO SIEMPRE SIGNIFICA MEJOR photo

 

El equilibrio entre la producción de radicales libres y los mecanismos de defensa de los antioxidantes parece representar un componente crítico de muchas respuestas adaptativas en el músculo esquelético, así como la hipertrofia y la atrofia muscular.

 

Al parecer, si la producción de los radicales libres es ideal (un poco más altos que los niveles basales), la respuesta adaptativa es la hipertrofia; pero si los niveles de radicales libres aumentan mucho más de los niveles basales, hay una respuesta atrófica.

 

El nivel “ideal” de los antioxidantes ya ha sido probado en investigaciones con humanos. Algunos estudios han comparado la suplementación con vitamina A, C y E durante ejercicios de alta intensidad en individuos entrenados. Los resultados de estos estudios son muy variados, en unos casos se mostró mejoras en el desempeño y en otras el nivel de rendimiento deportivo se redujo.

 

En los estudios donde se usaron las dosis más bajas de suplementación hubo mejoras, mientras que con dosis más altas de vitaminas no hubo efectos o el entrenamiento se vio perjudicado. Otro estudio que he presentado en artículos previos, muestra que la combinación de antioxidantes a dosis altas actúa como un “pro-oxidante” en un modelo de curls de brazo excéntrico (negativas). Entonces, ¿la moderación es la clave del éxito cuando se trata de antioxidantes..?

 

Existe poco consenso en las dosis, horarios y qué antioxidante es mejor. Los estudios no tienen en cuenta la cantidad de antioxidantes que los sujetos consumen en la dieta; algunos pueden comer más frutas o verduras y por ende tienen un nivel de antioxidantes más alto.

 

Para mí, si no comes frutas y verduras puedes correr el riesgo de tener deficiencia de vitaminas y por consecuencia, de antioxidantes.

 

Si los estudios compararan los niveles de vitaminas antes y después de la suplementación, notaríamos que los sujetos que tenían deficiencias verán mejoras en su desempeño, mientras que los que no tenían deficiencia no verán respuesta o entonces, notarán perjuicios con el uso de la suplementación.

 

Como siempre digo en mi columna: “Hay un delicado equilibrio cuando se trata de suplementación, más no siempre significa mejor”.

 

suplementación ANTIOXIDANTES, MÁS NO SIEMPRE SIGNIFICA MEJOR photo

 

Referencias:

–Gomes EC et al. Oxidants, antioxidants and the benefi cial roles of exercise induced production of reactive species. Oxid Med Cell Longev 2012; 2012:756132.

–Powers SK, Jackson MJ. Exercise induced oxidative stress: cellular mechanism and impact on muscle force production. Physiol Rev 2008; Oct; 88 (4):1243-76.

–Handayaningsih AE, et al. Reactive oxygen species play an essential role in IGF1 signaling and IGF1 induced myocyte hypertrophy in C2C12 myocites. Endocrinology 2011; Mar 152(3):912-21

–Ristow M, et al. Antioxidants prevent health promoting e´ ects of physical exercise in humans. Proc Natl Acad Sci USA; 2009 May 26;106(21):8665-70.

Comentarios: