EL CONSUMO DE GRASAS EN EL FISICOCULTURISMO - USA

EL CONSUMO DE GRASAS EN EL FISICOCULTURISMO

  • Por: mdlatino
  • enero 13, 2017
  • 0 Comentarios

EL CONSUMO DE GRASAS EN EL FISICOCULTURISMO

 

las grasas y el culturismo EL CONSUMO DE GRASAS EN EL FISICOCULTURISMO photo

 

POR DANIEL GWARTNEY, M.D.

Normalmente los fisicoculturistas no se preocupan por convulsiones o ataques epilépticos sino por la masa muscular. ¿Cómo se han comprometido las dietas modernas? En la búsqueda por la masa magra, que requiere proteínas, los fisicoculturistas ingieren al menos un gramo por libra de peso corporal. Para mantener la proporción cetogénica, se tiene que consumir una cantidad considerable de grasas. En su lugar, las dietas muy bajas en carbohidratos, que intentan ser cetogénicas, terminan dando pocos resultados. Esto se debe al impacto metabólico de la gran carga de proteínas en la dieta. Primero, las comidas que contienen proteínas, especialmente proteínas de rápida absorción como el suero, son insulinogénicas.11 En otras palabras, aunque contengan poco o nada de carbohidratos, el páncreas aun libera insulina para ayudar a dirigir los nutrientes a los tejidos sensibles a la insulina. Esto suprime la liberación de la grasa almacenada y la quema de ácidos grasos en las mitocondrias. Si no hay ningún carbohidrato adjunto, el páncreas liberará otra hormona, el glucagón, la cual estimula la gluconeogénesis (producción de glucosa de ciertos aminoácidos). Si el propósito de una dieta sin carbohidratos es crear un déficit de glucosa y glicógenos almacenado en el cuerpo, esto es contraproducente.

Segundo, un gran influjo de aminoácidos induce un estado de resistencia a la insulina en el hígado.12 Esto significa que el hígado no responde a las señales de insulina y no desactiva la gluconeogénesis. Así que aunque la comida contenga suficiente energía (calorías) el hígado no desactivará la gluconeogénesis. Esto es similar a la resistencia a la insulina y glucosa elevada en la diabetes tipo 2.

Una dieta alta en proteínas, especialmente aquellas ricas en leucina (practicada por casi todos los fisicoculturistas y atletas) compone el efecto de pérdida de grasa en dos vías. Basado en los hallazgos de un estudio realizado con ratones, parece que la dieta alta en proteínas y sin carbohidratos reduce la respuesta de degradación de la grasa a las hormonas señalizadores y químicos en las células de grasa. 13 Esto significa que el cuerpo resiste la pérdida de grasa con este tipo de dietas. Y en cuanto a que los aminoácidos, especialmente la leucina, son anabólicos para los músculos, se ve el mismo efecto con los adipocitos. La leucina promueve el crecimiento no solo como componente estructural en las proteínas celulares, sino también como una molécula señalizadora. La leucina activa una vía anabólica llamada mTOR, la cual está presente en las células de grasa (adipoci- tos).14 Los científicos han estudiado dietas bajas en leucina como forma de promover la pérdida de grasa, obviamente algo in- aceptable para un fisicoculturista.

Es difícil decir si las dietas cetogénicas son apropiadas para fisicoculturistas. Ciertamente, el enfoque tradicional de depleción de glicógeno antes de una competición seguido por la fase de carga de carbohidratos continua siendo muy popular. Las dietas muy bajas en carbohi- dratos se siguen practicando por atletas de todo calibre, a pesar de que a largo plazo parecen afectar de forma negativa sus físicos. Si se acompaña el progreso de un fisicoculturista año tras año, es evi- dente el por qué aparece más plano en un evento, mientras que otros lucen definidos y afilados. La dieta puede ser útil, pero no por periodos de tiempo muy prolongados.

Estas dietas muy bajas en carbohidratos no son cetogénicas, a pesar
de la ausencia casi absoluta de carbohidratos. Particularmente en fisicoculturistas que usan sustancias que mejoran el desempeño el mecanismo interfiere con el objetivo al estimular la gluconeogénesis, permitiendo que el cuerpo mantenga los niveles de azúcar y restituya el tejido glucógeno de la cantidad excesivamente abundante de aminoácidos. La hormona de crecimiento es una de esas drogas. Para el atleta, especialmente aquel que compite en deportes basados en peso (ej., lucha libre) es posible que la dieta cetogénica tenga algún beneficio. Sin embargo, se necesitan dos semanas para adaptarse psicológicamente a esta dieta y durante este periodo, el desempeño deportivo puede verse perjudicado.

No hay nada malo en seguir una dieta muy baja en carbohidratos, son efectivas para la pérdida de peso. Sin embargo, no se puede asumir que una dieta con bajísimos niveles de carbohidratos es necesariamente una dieta cetogénica. El gran influjo de proteínas en una comida o durante todo el día puede cerrarle la puerta a la cetogénesis y robarle a tu cuerpo los beneficios para la pérdida de peso por la elevada cantidad de cetonas. Debes estar consiente de monitorear tu status, puedes comprar tiras reactivas de orina que te mostrarán rápidamente si estás alcanzando o no la cetosis con tu dieta.

 

Referencias:

10. Kossof EH, McGrogan JR, et al. A modified Atkins diet is effective for the treatment of intratable pediatric epilepsy. Epilepsia 2006;47:421-4.

11. Schmid R, Schusdziarra V, et al. Role of amino acids in stimulation of postprandrial insulin, glucagon, and pancreatic polypeptide in humans. Pancreas 1989;4:305-14.

12. Li H, Lee J, et al. Suppresion of mTORC1/ STAT3/ Notch1 pathway by activated AMPK prevents hepatic insulin resistance induced by excess amino acids. Am J Physiol Endocrinol Metab 2013 Dec 3. (E-pub ahead of print).

13. Martins-Afferri MP, Festuccia WT, et al. Response to intra and extracellular lipolytic agents and hormone sensitive lipase translocation are impaired in adipocytes from rats adapted
to high protein, carbohydrate free diet. J Nutr 2004;134:2919-23.

14. Lynch CI, Patson BJ, et al. Leucine is a direct-acting nutrient signal that regulated protein synthesis in adipose tissue. Am J Physiol Endocrinol Metab 2002;283:E503-13.

15. Paoli A, Grimaldi K, et al. Ketogenic diet does not affect strength performance in elite artistic gymnasts. J Int Soc Sports Nutr 2012;9:34.

 

 

Comentarios: