¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL AUMENTO HORMONAL DESPUÉS DEL EJERCICIO EN LA HIPERTROFIA? - USA

¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL AUMENTO HORMONAL DESPUÉS DEL EJERCICIO EN LA HIPERTROFIA?

¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL AUMENTO HORMONAL DESPUÉS DEL EJERCICIO EN LA HIPERTROFIA?

¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL AUMENTO HORMONAL DESPUÉS DEL EJERCICIO EN LA HIPERTROFIA?

 

Por: Michael J. Rudolph, Ph.D Senior Science Editor

 

Casi todos aquellos que alguna vez levantaron pesas saben que las hormonas anabólicas son importantes para el crecimiento muscular. A nivel fisiológico, las hormonas son sustancias secretadas por las glándulas del torrente sanguíneo en donde interactúan con tejidos clave para efectuar varias funciones. Las hormonas que son específicas del anabolismo muscular incluyen la testosterona, la hormona del crecimiento (GH) y el factor de crecimiento insulínico de tipo 1 (IGF), entre otras. Si los niveles bajo de estas hormonas son crónicos, los músculos se van a ver afectados. Por otro lado, la administración exógena suprafisiológica de agentes anabólicos activa un desarrollo muscular extremo, mucho más de lo que se lograría sin su uso.

Hace varias décadas, los investigadores observaron que los niveles hormonales anabólicos subieron de in- mediato después de hacer ejercicio de resistencia.1 Estudios posteriores mostraron que las rutinas con series múltiples y repeticiones moderadas (ocho a 12 repeticiones como máximo) e intervalos relativamente cortos (-un minuto entre series)- en otras palabras, un protocolo de fisicoculturismo típico – maximizó el pico hormonal posterior al ejercicio a un grado mayor que una rutina de levantamiento de pesas con bajo volumen. 2-3 Estas observaciones en definitiva condujeron a una hipótesis hormonal, la cual propone que las rutinas para desarrollo muscular deberían estar estructuradas para aumentar las concentraciones sistemáticas lo más posible con el fin de activar una respuesta anabólica máxima.4,5 En teoría, los niveles altos de hormonas en circulación aumentan la probabilidad de interacción con los receptores durante un periodo en el cual los músculos se preparan para el anabolismo, lo cual mejora la capacidad para la síntesis proteica.6

 

LOS PICOS MÁS ALTOS POST EJERCICIO SE VEN CON LA GH, LA CUAL SEGÚN LO QUE SE INFORMÓ AUMENTÓ LOS NIVELES HASTA 290 VECES sobre los valores de referencia.7 Es interesante notar que la cantidad de pruebas contundentes indican que los efectos anabólicos de la GH secretados por el organismo funcionan principal- mente al potenciar las acciones del factor IGF-1,8. Por lo tanto, los aumentos de la GH parecerían tener relevancia con respecto al crecimiento dentro del contexto de secreciones del factor IGF-1. Y sin duda, hay pruebas de que hay un aumento de los niveles del factor IGF-1 y de los de la testosterona en circulación9 después del ejercicio, aunque los aumentos de estas hormonas son considerablemente menores que con la GH.

 

HAY QUE CONCENTRARSE EN MANIPULAR LAS VARI- ABLES DE ENTRENAMIENTO PARA LOGRAR UNA COMBINACIÓN ÓPTIMA DE TENSIÓN, ESTRÉS METABÓLICO Y DAÑO. EN DEFINITIVA, ESTA ES LA CLAVE PARA MAXIMIZAR EL POTENCIAL DE LOS MÚSCULOS.

Según estas observaciones, la pregunta evidente es: ¿Los picos hormonales transitorios tienen que ver en el crecimiento muscular?

La respuesta podría causar sorpresa.

Varios estudios, de hecho, muestran correlaciones estrechas entre los aumentos hormonales agudos y la hipertrofia muscular. El primero de estos estudios encontró que los aumentos agudos de GH tenían una relación estrecha con el crecimiento de las fibras de tipo I y II en un grupo de 11 hombres jóvenes con entrenamiento de nivel recreativo.10 Un estudio posterior realizado en 16 hombres jóvenes (ocho atletas de fuerza y ocho individuos activos físicamente) informaron una relación estrecha entre la cantidad liberada de testosterona después del ejercicio y un aumento del tamaño de los cuádriceps.11 Sin embargo, ambos estudios se realizaron en grupos pequeños, lo cual limitó la posibilidad de llegar a conclusiones significativas. Hace poco, West and Phillips12 realizaron un estudio de más consideración en 56 hombres sin entrenamiento que demostró solamente una leve asociación entre el aumento agudo de GH y el del área de las fibras de tipo II. Estos aumentos estaban destinados a explicar aproximadamente el 8 por ciento de la variación en los logros musculares. Más aun, aquellos que tuvieron respuestas más altas en el grupo no tuvieron diferencias con las respuestas agudas de testosterona, GH y factor IGF-1, en comparación con aquellos que tuvieron respuestas inferiores en el grupo.

 

AUMENTO HORMONAL 1 ¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DEL AUMENTO HORMONAL DESPUÉS DEL EJERCICIO EN LA HIPERTROFIA? photo

 

El problema en los estudios arriba mencionados es que se enfocan en las correlaciones. Un axioma popular dentro de la ciencia es que la correlación no equivale a la causalidad. En otras palabras, el solo hecho de que dos eventos ocurran en paralelo no significa necesariamente que uno sea causa del otro. La forma principal para determinar la relación causa-efecto es mediante un ensayo controlado. En este caso, hay un par de estudios bien diseñados que investigaron el tema en cuestión.

West et al.9 reclutó a 12 hombres jóvenes sin entrenamiento para que hagan flexiones con un solo brazo (ej. flexiones para bíceps) en días separados destinados a lograr liberación hormonal ya sea alta o baja. En la sesión con bajo nivel hormonal, los sujetos realizaron flexiones de bíceps solamente (tres a cuatro series de ocho a 12 repeticiones) mientras que en la sesión con alto nivel hormonal, realizaron la misma rutina de bíceps con el brazo contrario seguida inmediatamente de una serie de ejercicios con el tren inferior del cuerpo (cinco series de 10 repeticiones de prensa de piernas y tres series de 12 en superseries de extensión/flexión de piernas). Después de 15 semanas de entrenamiento, la hipertrofia aumentó considerablemente en ambos brazos, sin observarse diferencias entre la condición con bajo nivel hormonal y la de alto nivel hormonal. Estos hallazgos coinciden con la investigación anterior del mismo laboratorio, lo cual demuestra que la síntesis proteica muscular era similar a la posterior al ejercicio sin importar la magnitud de au- mentos hormonales.13 En combinación, los resultados de los dos estudios indican que los aumentos hormonales agudos no guardan relación con las adaptaciones hipertróficas.

Hace poco, sin embargo, investigadores noruegos 14 usaron un estudio con un diseño similar al de West et al., pero modificaron el protocolo de manera que el ejercicio en el tren inferior del cuerpo se hiciera antes que las flexiones de brazo durante la condición hormonal alta. A diferencia de los hallazgos anteriores, la condición hormonal alta tuvo como consecuencia un mayor aumento del crecimiento muscular lo que implica que las elevaciones sistémicas fueron las responsables del incremento de la hipertrofia. Las razones de las contradicciones entre los estudios no están claras, pero según las hipótesis de los autores, podrían relacionarse con la necesidad de aumentar los niveles hormonales antes del entrenamiento de brazos. El mecanismo propuesto se basa en la especulación que sostiene que el ejercicio en el tren inferior del cuerpo produce hipoperfusión que perjudica el transporte de hormonas anabólicas a los músculos del brazo cuando se entrena la pierna después de ejercitar las extremidades superiores. Si bien tal hipótesis podría parecer lógica, los estudios muestran que la liberación de testosterona, hormona del crecimiento y factor IGF-1 a los flexores del codo no está afectada por el orden de los ejercicios.15 Por lo tanto, todavía no se sabe si los aumentos hormonales fueron, de hecho, los responsables de las diferencias en los hallazgos o si hubo quizás algún otro factor involucrado.

Al reconciliar los estudios, es difícil decir con certeza si los aumentos hormonales anabólicos agudos influyen en la respuesta hipertrófica al entrenamiento de resistencia. Sin embargo, hay algo que parece estar claro: si tales efectos existen, la consecuencia que tienen es menor con respecto a la magnitud total del crecimiento. Mucho más importante que las adaptaciones musculares es el hecho de que las sustancias llamadas miocinas, secretadas dentro de los músculos en actividad como respuesta a la carga mecánica, es, en gran medida, independiente de factores sistémicos. Estas sustancias son sensibles a la tensión mecánica, al estrés metabólico y al daño muscular generado durante el entrenamiento.16

En definitiva: No hay que preocuparse por tratar de estructurar la rutina para aumentar la producción hormonal posterior al ejercicio. Por el contrario, hay que concentrarse en manipular las variables de entrenamiento para lograr una combinación óptima de tensión, estrés metabólico y daño. En definitiva, esta es la clave para maximizar el potencial de los músculos.

 

 

Brad Schoenfeld, Ph.D., CSCS, FNSCA está considerado ampliamente como una de las autoridades líderes del entrenamiento para desarrollo muscular y pérdida de peso. Dr. Schoenfeld tiene una larga trayectoria como fisicoculturista libre de drogas y cuenta con más de 60 estudios revisados por pares sobre varios temas relacio- nados con el ejercicio y la nutrición. Es además autor del exitoso libro, The M.A.X Muscle Plan y tiene su propio sitio web y blog www.lookgreatnaked.com.

Referencias:

1. Skierska E, Ustupska J, et al Effect of physical exercise on plasma cortisol, testosterone and growth hormone levels in weight lifters. Endokrynol Pol 1976;Mar-Apr;27(2):159-65.

2. Kraemer WJ, Marchitelli L, et al. Hormonal and growth factor responses to heavy resistance exercise protocols. J Appl Physiol 1990;Oct;69(4):1442-50.

3. Kraemer WJ, Gordon SE, et al. Endogenous anabolic hormonal and growth factor responses to heavy resistance exercise in males and females. Int J Sports Med 1991;Apr;12(2):228-35.

4. Goto K, Ishii N, et al. The impact of metabolic stress on hormonal responses and muscular adaptations. Med Sci Sports Exerc 2005 un;37(6):955-63.

5. Hansen S, Kvorning T, et al. The effect of short-term strength training on human skeletal muscle: The importance of physiologically elevated hormone levels. Scand J Med Sci Sports 2001;Dec;11(6):347-54.

6. Crewther 8, Keogh J, et al. Possible stimuli for strength and power adaptation: Acute hormonal responses. Sports Med 2006;36(3):215- 38.

7. Takarada Y, Nakamura Y, et al. Rapid increase in plasma growth hormone after low-intensity resistance exercise with vascular occlusion. J Appl Physiol 2000;01;88(1):61-5.

8. Velloso CP. Regulation of muscle mass by growth hormone and IGF-1. Br J Pharmacol 2008;06;154(3):557-68.

9. West DW, Burd NA, et al. Elevations in ostensibly anabolic hormones with resistance exercise enhance neither training-induced muscle hypertrophy nor strength of the elbow flexors. J Appl Physiol 2010an;108(1):60-7.

10. McCall GE, Byrnes WC, et al. Acute and chronic hormonal responses to resistance training designed to promote muscle hypertrophy. Can J Appl Physiol 1999;Feb;24(1):96-107.

11. Ahtiainen JP, Pakarinen A, et al. Muscle hypertrophy, hormonal adaptations and strength development during strength training in strength-trained and untrained men. Eur J Appl Physiol 2003;Aug;89(6):555-63.

12. West DW, Phillips SM. Associations of exercise induced hormone profiles and gains in strength and hypertrophy in a large cohort after weight training. Eur J Appl Physiol 2012ul;112(7):2693-702.

13. West DW, Burd NA, et al. Resistance exerciseinduced increases in putative anabolic hormones do not enhance muscle protein synthesis or intracellular signalling in young men. J Physiol 2009;Nov 1;587(Pt 21):5239-47.

14. Ronnestad BR, Nygaard H and Raastad T. Physiological elevation of endogenous hormones results in superior strength training adaptation. Eur J Appl Physiol 2011; Sep;111(9):2249-59.

15. West DW, Catie LM, et al. Resistance exercise order does not determine post exercise delivery of testosterone, growth hormone and IGF- 1 to skeletal muscle. Appl Physiol Nutr Metab 2013;Feb;38(2):220-6.

16. Schoenfeld BJ. The mechanisms of muscle hypertrophy and their application to resistance training. J Strength Cond Res 2010;Oct;24(10):2857-72.

 

 

Comentarios: