¿Las fibras musculares se pueden cambiar?

EL “CAMBIO” EN LOS TIPOS DE FIBRA MUSCULAR (PARTE 2)

  • Por: MD Latino
  • febrero 22, 2013
  • 1 Comentario
EL “CAMBIO” EN LOS TIPOS DE FIBRA MUSCULAR (PARTE 2)

 

POR Michael Rudolph

 

MOVIMIENTOS DE ALTA VELOCIDAD CAMBIAN LAS FIBRAS DE CONTRACCIÓN LENTA A LAS DE CONTRACCIÓN RÁPIDA

 

Muchos estudios realizados en las décadas pasadas se han opuesto colectivamente a la idea de que los ejercicios de resistencia induzcan cambios en los tipos de fibras. Pero una investigación más reciente muestra que ciertas tácticas de entrenamiento sí estimulan la conversión de lentas a rápidas.

 

En este estudio de Liu Et Al se investigaron la influencia que los movimientos de alta velocidad tenían en el cambio de tipo de fibras. En el estudio, 24 hombres fueron divididos en dos grupos.

 

-El primero realizó press de banca a una velocidad estándar

-El segundo grupo hizo el mismo ejercicio, pero un día hicieron el protocolo a velocidad estándar y el siguiente a 30% de su repetición máxima

 

En los resultados se mostró que el grupo 1 (press de banca a velocidad estándar y a alta velocidad) aumentó el número de fibras de contracción moderadamente rápida en 15%, mientras que disminuyó el número de fibras de contracción lenta en una cantidad similar, indicando que los movimientos de alta velocidad estimulan el cambio de tipo de fibra, de lenta a rápida.

 

press de pecho1 EL “CAMBIO” EN LOS TIPOS DE FIBRA MUSCULAR (PARTE 2) photo

 

BAJOS NIVELES DE MIOSTATINA CAMBIAN EL TIPO DE FIBRA DE LENTA A RÁPIDA

 

La miostatina es un miembro de la súper familia de factores de crecimiento beta (TGF-beta), donde a pesar de ser un factor de crecimiento, en realidad reduce el crecimiento muscular al iniciar una serie de vías que inhiben la hipertrofia y causan la atrofia de los músculos.

 

Además de la capacidad de la miostatina de detener el crecimiento muscular, estudios recientes han mostrado que también regula la composición de las fibras musculares; dos estudios muestran que vacas con déficit de miostatina tuvieron un incremento considerable en la cantidad de fibras de contracción rápida y niveles más bajos de fibras de contracción lenta.

 

Otro estudio de Hennebry mostró que la eliminación de la miostatina aumenta considerablemente los niveles de las fibras de contracción rápida, mientras que reduce los de contracción lenta encendiendo directamente un gen involucrado con la producción de fibras de contracción rápida  y al mismo tiempo apaga los genes que generan las fibras de contracción lenta.

 

En el reportaje de Bodybuilding Science escribí sobre las diferentes maneras que  existen para disminuir los niveles de miostatina de forma natural, lo que podría aumentar la hipertrofia y cambiar la composición de los tipos de fibra, mejorando así el tamaño y la fuerza de los músculos. En resumen…

 

El uso cuidadoso de algunas variables de ejercicios específicos (tales como movimientos de alta velocidad) combinado con suplementos de nutrientes apropiados que disminuyen los niveles de miostatina (tales como la creatina o vitamina D) debería facilitarles a los físicoculturistas la conversión de fibras de contracción lenta a rápida.

 

La  reponderancia de nuevas fibras de contracción rápida debería mejorar la producción de fuerza muscular, facilitando un mayor crecimiento de los músculos y fundamentalmente estimulando el desempeño atlético en general. 

 

cedric mcmillan1 EL “CAMBIO” EN LOS TIPOS DE FIBRA MUSCULAR (PARTE 2) photo

 

REFERENCIAS:

Amirouche A, et al. Down-regulation of Akt/mammalian target of rapamycin signaling pathway in response to myostatin overexpression in skeletal muscle. Endocrinology 2009;150(1): p. 286-94.

-Girgenrath S, Song K, et al. Loss of myostatin expression alters fiber-type distribution and expression of myosin heavy chain isoforms in slow- and fasttype skeletal muscle. Muscle Nerve 2005;31(1): p. 34-40.

-Stavaux D, et al. Muscle fibre type and size, and muscle capillary density in young double-muscled blue Belgian cattle. Zentralbl Veterinarmed A, 1994;41(3): p. 229-36.

Comentarios: