EL CONSUMO DE PROTEÍNAS AUMENTA LA HORMONA ANABÓLICA IGF-1 - USA