EL DILEMA DE LA BARRIGA: ¿ES POR CULPA DE LA INSULINA? (PARTE 1) - USA

EL DILEMA DE LA BARRIGA: ¿ES POR CULPA DE LA INSULINA? (PARTE 1)

EL DILEMA DE LA BARRIGA: ¿ES POR CULPA DE LA INSULINA? (PARTE 1)

EL DILEMA DE LA BARRIGA: ¿ES POR CULPA DE LA INSULINA? (PARTE 1)

 

Por: Michael J. Rudolph, Ph.D Senior Science Editor

ÉL LO DIJO.

Al fin, alguien a quien no se puede ignorar señaló al grandote de 272 kg”. El fisicoculturismo fue de buscar el ideal físico a buscar algo más extremo en beneficio de la masa. ¿Quién es ÉL? Arnold Schwarzenegger. El HOMBRE cuyo físico y personalidad lanzó al fisicoculturismo desde un rincón de la cultura marginada de California al ejemplo del físico masculino ideal. ¿Qué dijo Él? En un simposio llevado a cabo en el Arnold Classic en 2015, mientras hablaba de SU malestar con la tendencia de lograr un físico veinteañero entre los fisicoculturistas, Arnold expresó que muchos competidores profesionales de la actualidad tenían cuerpo con “forma de botella” en vez de cuerpo en forma de V, como consecuencia de la barriga de los competidores: “Estómagos que sobresalen…ya no se ve bien”.

Hace tiempo que se atribuye exceso de hormonas del crecimiento como causa de las barrigas hinchadas, lo que produce distensión por provocar resistencia a la insulina, organomegalia (agradamiento de los intestinos y otros órganos) además de edema (retención de líquido).2 Sin embargo, parece que la mayor parte de la culpa la tienen las hormonas del crecimiento. Alrededor de la misma época, los fisicoculturistas profesionales también comenzaron a experimentar con insulina para promover el aumento de masa. Si bien la hormona del crecimiento y la insulina son antagonistas en el “mundo real” de la fisiología humana, ambos contribuyen a un aumento significativo de masa cuando se abusan o consumen en cantidades suprafisiológicas. A pesar de que la hormona del crecimiento se destaca por desarrollar masa de “nivel superior” cuando se toma en dosis que es de tres a siete veces más alta que la dosis terapéutica en adultos es inevitable que se la vincule a numerosos efectos colaterales. Las dosis de remplazo son eficaces para la reparación del tejido blando y pérdida de grasa.3 El beneficio de fuerza adicional cuando se abusa de la hormona del crecimiento, a pesar del aumento de tamaño.

La insulina también brinda masa de “nivel superior” además de fuerza considerable que supera la de aquellos que experimentaron con hormona del crecimiento. La insulina requiere una dieta disciplinada y control constante para garantizar que los beneficios no sean de grasa, ya que la grasa es más propensa a aumentar bajo la influencia de más insulina. También hay consecuencias graves que ocurren por el abuso de la insulina. Todos los años, las salas de emergencias atienden con frecuencia a personas que no comieron correctamente, tomaron dosis equivocadas de insulina o quizás debido a alguna interacción con otra droga lo que condujo a un cuadro severo de hipoglicemia. Esto no suena grave, pero sin intervención, puede producir un estado de coma y hasta la muerte.4

 

ABDOMEN DILATADO BARRIGA EN CULTURISMO EL DILEMA DE LA BARRIGA: ¿ES POR CULPA DE LA INSULINA? (PARTE 1) photo

 

MASA, NO MÚSCULO DE CALIDAD

¿De qué manera contribuye la insulina a lo que se conoce como “estomago GH” en los fisicoculturistas? ¿Hay pruebas de qué es lo que pasa realmente? Por supuesto, no hay ensayos aleatorios de doble ciego controlados con placebo que hayan sido aprobados por una junta de revisión institucional ni tampoco los habrá. Sin embargo, ¿es posible que la declaración de otra leyenda del Mr. Olympia agregue credibilidad a esta asociación hipotética?

En una entrevista publicada en Muscular Development, el seis veces campeón del Mr. Olympia Dorian Yates registró su experiencia con la hormona del crecimiento y la insulina al comentar que si bien la hormona del crecimiento (8 IU/diarias) tenía un efecto positivo en su tamaño y estado, siempre refiriéndose a la insulina, “crecí más que nunca pero no era musculatura de calidad y la sección media estaba estirada”. De hecho, Yates solo usaba insulina una vez por año fuera de temporada. Más tarde dijo, “Personalmente, la insulina tuvo un impacto negativo en mi físico. Evitó que volviera al estado habitual que me enorgullecía. La masa no es lo mismo que tejido muscular de calidad. Crecí un poco más, pero a expensas de la separación, sacrificando esa textura crujiente además de la separación muscular definida. Hoy en día, con frecuencia veo la misma falta de separación en los jóvenes, además de abdominales flojos”.

A pesar de la cacofonía de irrespetuosidad que los niños maravilla de la academia tienen por la “ciencia de calle”, hay una gran importancia y un gran valor en las observaciones de estos hombres. Tales “informes de campo” ofrecen otra percepción que con frecuencia originan dudas y además ofrecen una guía en cuanto a la dirección correcta que hay que explorar en la literatura científica. Yates informa que la apariencia de los competidores de la actualidad es similar a la que tenía él mientras experimentaba con insulina. Impacto doble de la insulina

Vamos a adentrarnos en la fisiología, por eso, sosténgase y busquen los conceptos generales. Primero, la insulina aumenta la lipogénesis de adipocitos, que es básicamente, el almacenamiento de grasa en las células adiposas. Esto es particularmente nocivo en los depósitos de grasa intraabdominal en donde gran parte del crecimiento se debe a la hipertrofia en los adipocitos.5 Además, cuando hay alimentación excesiva, el cortisol (hormona del “estrés”) aumenta el crecimiento de las células de grasa individuales y se incrementa el índice de lipogénesis por la señal insulínica.6 Si bien el reemplazo de testosterona puede producir células adiposas más pequeñas y sanas en las vísceras en hombres de más edad con poca testosterona, una cantidad excesivamente alta de testosterona puede aumentar la hipertrofia en los adipocitos, células grasas más grandes pero nocivas que liberan señales hormonales peligrosas.7

Próximamente parte 2……

 

Referencias:

Schwarzenegger A. Arnold Schwarzenegger criticizes today’s bodybuilding – Arnold Classic 2015. 

Scacchi M, Cavagnini F. Acromegaly. Pituitary 2006;9:297-303.

Doessing S, Heinemeier KM, et al. Growth hormone stimulates the collagen synthesis in human tendon and skeletal muscle without affecting myofibrillar protein synthesis. J Physiol 2010; 588:341-51.

 

 

Comentarios: