EL ACEITE DE PESCADO EN LA PÉRDIDA DE GRASA

EL ACEITE DE PESCADO EN LA PÉRDIDA DE GRASA

  • Por: MD Latino
  • julio 30, 2012
  • 0 Comentarios
EL ACEITE DE PESCADO EN LA PÉRDIDA DE GRASA

aceite de pescado

POR archivos MD

Hablando de Kai Greene, si has visto cómo come semanas antes de un show, te habrás dado cuenta de que come más pescado que una ballena asesina. Kai nos dice que come 9 libras de pescado por día.

Diversos estudios muestran que la suplementación diaria con aceite de pescado o comer pescado frecuentemente ayuda a perder peso. Mejor aun, aparentemente mucho del peso perdido es el que se localiza en el abdomen (área del estómago).

Si buscas verte seco, consumir aceite de pescado o comer pescado es un deber.

Hay un excelente artículo publicado por el Journal of Nutritional Biochemistry, que revela el rol de los aceites de pescado en la pérdida de peso. Lo que sigue es un breve resumen sobre los mecanismos del aceite de pescado o pescado para mejorar la pérdida de grasa.

ACEITE DE PESCADO Y PÉRDIDA DE GRASA

A diferencia de otros ácidos grasos encontrados en la carne roja o el pollo, el ácido graso Omega-3 mejora la función de la membrana de la célula de grasa.

Mi profesor de bioquímica en la universidad nos lo explicaba de esta manera: “Los aceites de pescado se salen de las membranas para la oxidación de grasa muy fácilmente, lo opuesto a los ácidos grasos saturados, que ‘ensucian’ la membrana celular.

El aceite de pescado pasa por la adipocitos fosfolípidos de la membrana, donde tienen el potencial para modular eventos señalizadores, alterando la actividad metabólica del tejido adiposo.

Por ejemplo, al alimentar ratones con aceite de pescado por 6 semanas se aumenta la incorporación de Omega-3 en la fracción de adipocitos fosfolípidos de la membrana. Esto se asocia con el incremento de la sensibilidad a la insulina en los adipocitos, ya que la ingesta de glucosa estimuladora de insulina está positivamente relacionada con el grado de Omega-3 incorporado en la membrana adiposa de la célula.

Otros estudios han demostrado la incorporación de Omega-3 en los adipocitos fosfolípidos de la membrana después de alimentar a ratones con aceite de pescado por sólo una semana. Esto se asocia con una concentración significativamente baja de triglicéridos, colesterol e insulina.

Esta alteración del tejido adiposo en la membrana resulta en función biológica alterada del tejido adiposo de la membrana de la célula, haciendo que la movilización de grasa sea más accesible.

El tejido adiposo no es una gota de células inactivas como se pensaba anteriormente, sino un activo órgano endocrino que secreta varias hormonas con potentes efectos sistémicos fisiológicos y fisiopatológicos. Está bien claro que la obesidad se relaciona con la inflamación del tejido adiposo y los macrófagos se acumulan en el tejido adiposo de pacientes obesos y participan en las vías inflamatorias que se activan en el adiposo obeso.

De hecho se ha demostrado que una dieta enriquecida con el ácido graso Omega-3 abole la infiltración de macrófagos en el tejido adiposo y reduce la inflamación celular.

El aceite de pescado ha demostrado aumentar los niveles en plasma de adiponectina, una adipocina antiinflamatoria y sensibilizadora de insulina en roedores y humanos.

La adiponectina también puede promover la oxidación de ácido graso hepático, reduciendo la acumulación de lípido en el hígado.

 

REFERENCIAS:

1. Goto K, Isshii N, Mizuno A, Takamatsu K. Enhancement of fat metabolism by repeated bouts of moderate endurance exercise. J. Appl Physiol, (2007); 102: 2158-2164.

2. Couet C, Delarue J. Effect of dietary fish oil on body fat mass and basal fat oxidation in healthy adults. Int J. Obes Relat Metab Disord, 1997. Aug, 21(8):637-43.

3. Hill Am, Bluckely JD, Combining fishing oil supplements with regular aerobic exercise improves body composition and cardiovascular disease risk factors. Am, J Clin

Nutri, 2007 May,85(5);1267-74.

4. Thorsdottir, I, Tomasson H, Ramdomized trial of weight loss diets for young adults varying in fish and fish oil content. Int J Obes 2007, Oct:31(10):1560-6.

5. Luo J, Rizkalla SW, Boillot J, Alamowitch C, Bruzzo F, Desplanque N, Daliz A, Durand G, Slama G. Dietary polyunsaturated fatty acids improve adipocyte insulin action and glucose metabolism in insulin-resistant rats: relation to membrane fatty acids. J Nutri, 1996: 126:1951-8.

Comentarios: