ESTIMULADORES Y SUPRESORES DE LA TESTOSTERONA

ESTIMULADORES Y SUPRESORES DE LA TESTOSTERONA

  • Por: MD Latino
  • septiembre 1, 2014
  • 0 Comentarios
ESTIMULADORES Y SUPRESORES DE LA TESTOSTERONA

 

POR Daniel Gwartney

 

Uno de los suplementos más fuertes en el mercado es el estimulador de testosterona. Se le hace creer al cliente que por el simple hecho de usarlo podrá levantar 15 kilos más en los press de banca o que tendrá la potencia sexual de un burro en Primavera. A pesar de la gama de productos disponibles, afortunadamente no se ven por allí muchos gigantes descomunales padeciendo de priapismo.

 

Existen productos con propiedades “estimuladoras de la testosterona” en condiciones adecuadas usados por los sujetos adecuados. Desafortunadamente se les venden a las personas equivocadas, en condiciones equivocadas.

 

Las “Prohormonas” y los “esteroides de diseño” no forman parte de este artículo, ya que “reemplazan” la testosterona como andrógeno exógeno en vez de influir en su producción natural. Es importante entender que el estímulo transitorio de testosterona no se traduce necesariamente en ganancia de masa muscular.

 

La testosterona fluctúa a lo largo del día, es normal que tenga picos y bajas; si te la mides cuando los niveles están bajos el simple hecho de esperar 30 minutos podría ser un “estimulador” de la hormona. En reposo, la concentración de testosterona puede variar entre 30 y 50% a lo largo del día, y el punto más alto puede ocurrir después de un entrenamiento de alta intensidad con pesas, en el que se ejerciten grupos musculares grandes.

 

Estudios con dosis de testosterona escaladas muestran poco efectos en la masa o fuerza hasta conseguir una concentración suprafisiológica sostenida en hombres jóvenes y saludables.

 

biceps grandes en muscular development latino 1024x799 ESTIMULADORES Y SUPRESORES DE LA TESTOSTERONA photo

 

RETROALIMENTACIÓN NEGATIVA

 

La testosterona es producida en respuesta a hormonas reguladoras de la glándula pituitaria en el cerebro. La glándula pituitaria está regulada por el hipotálamo, que a su vez se regula por la concentración de testosterona y sus metabolitos, particularmente estradiol (un estrógeno).

 

Esto se llama sistema de retroalimentación negativa, mientras más testosterona se produce, la señal de producción se reduce; cuando la testosterona está baja, el eje hipotalámico-pituitario avisa que se debe producir más testosterona.

 

La producción real de testosterona ocurre en las células de Leydig en los testículos. La concentración basal se mantiene incluso en envejecimiento avanzado o disfunción de la glándula hipotalámica-pituitaria.

 

Un “estimulador” de testosterona efectivo debe elevar la concentración de testosterona lo suficiente como para aumentar la exposición diaria total y ofrecer “picos” fuertes que aumenten el proceso anabólico en el músculo esquelético.

 

Adicionalmente, el “estimulador” de testosterona debe aumentar esta hormona sin elevar la conversión de estradiol, de lo contrario comenzarán a aparecer efectos adversos. La androstenediona, primera prohormona, mantiene elevada la concentración de estrógenos a mayor grado que la testosterona, a lo cual se mantiene sin cambios después de una breve elevación observada las primeras semanas. El “estimulador” de testosterona debe provocar al menos una o más de las siguientes funciones:

 

–Aumentar la señalización a los testículos de que deben producir más testosterona

 

–Aumentar la respuesta de las células de Leydig

 

–Aumentar la disponibilidad de testosterona en la circulación

 

–Mejorar la sensibilidad del hipotálamo y/o pituitaria a la baja testosterona

 

–Reducir la supresión de la señalización hipotalámica-pituitaria por la testosterona y sus metabolitos

 

Reducir la exposición estrogénica a través de la conversión de aromatasa es un factor relativo que podría ser altamente favorable, así como el aumento de la sensibilidad del músculo esquelético a la testosterona.

 

Es posible que algunos contaminantes tóxicos o disruptores endocrinos estén presentes, sin embargo es posible eliminarlos o protegerse contra ellos. Como no existe una forma única de elevar la testosterona en hombres con niveles de producción normal, el enfoque práctico es un producto con múltiples ingredientes que afecte todas estas vías. Pero, ¿existe alguna garantía..?

 

 ESTIMULADORES Y SUPRESORES DE LA TESTOSTERONA photo

 

ELEVAR LA TESTOSTERONA: ALGO COMPLICADO

 

Deben considerarse muchas cosas cuando sopesamos el valor y la eficacia de los estimuladores de testosterona. Primero, en presencia de esteroides anabólicos androgénicos (AAS), ningún suplemento estimulador de testosterona agregará beneficios adicionales, a menos que se adultere con drogas farmacéuticas.

 

Incluso en el post-ciclo de recuperación será necesario que los niveles de AAS lleguen a concentraciones bajas antes de que este tipo de suplementos tenga algún efecto. El eje hipotalámico-pituitario no aumentará la producción de testosterona en un sistema inundado con AAS.

 

En segundo lugar, los suplementos individuales no tendrán efectos suprafisiológicos debido al sistema de retroalimentación negativa del cuerpo.

 

Ningún físicoculturista u otro atleta han podido mejorar el crecimiento muscular o la fuerza usando incorrectamente Clomid, hCG, inhibidores de aromatasa, inhibidores de PDE5 u otras drogas que promuevan la actividad del hipotálamo, pituitaria o testículos.

 

Los beneficios y efectos radican principalmente en revertir el declive relacionado con el envejecimiento o en la protección contra los efectos adversos relacionados con el exceso de esteroides anabólicos o durante la terapia de post-ciclo. Pueden aumentar la testosterona en hombres saludables que sufren de bajos niveles de esta hormona.

 

Por último, las células de Leydig sólo pueden producir mucha testosterona. Más allá de los picos fisiológicos, incluso en las salvajes oscilaciones de la adolescencia, estas células se “consumen” para mantener esa concentración tan alta de testosterona.

 

Bajo la estimulación de hCG, la producción de testosterona aumenta, pero el exceso en la administración de hCG crea daño de radicales libres que perjudica las enzimas esteroidogénicas involucradas en la producción de testosterona.

 

Los productos no pueden meramente estimular la testosterona estimulando la tasa de producción, sea actuando directamente sobre las células de Leydig o aumentando la actividad del eje hipotalámico-pituitario. Como evidencia, puedes considerar que la condición conocida como testotoxicosis (concentración tóxica de testosterona) no se reporta comúnmente en hombres adultos y está ausente en casos de doping deportivo.

 

El enfoque práctico requiere que la producción máxima esté acompañada por un aumento en la disponibilidad de tejido para alcanzar concentraciones similares a la administración suprafisiológica de testosterona (ej. 200 mg de enantato de testosterona inyectado semanalmente).

 

mdsteroids 824x1024 ESTIMULADORES Y SUPRESORES DE LA TESTOSTERONA photo

 

INGREDIENTES BOTÁNICOS

 

Muchos de los “estimuladores” de testosterona incluyen ingredientes botánicos; normalmente la milenaria Ayurveda y la medicina tradicional china utilizan estos ingredientes para tratar disfunción eréctil o pérdida de libido, pero poco se les menciona como ayuda para mejorar la masa o la fuerza muscular.

 

Debemos hacer una importante distinción, pues la erección y la excitación dependen de muchos otros factores, no sólo de la testosterona. ¿Es importante para el físicoculturista saber que un ratón puede montar a la hembra en repetidas ocasiones? ¿Existen experiencias con humanos que muestren que las personas demasiado delgadas u obesas no son sexualmente activas?

 

De los ingredientes botánicos, hay dos que merecen una mención específica, el Tribulus terrestres y la Eurycoma longifolia. El “Trib” saltó a la escena en los 90’s por supuestamente poseer propiedades para estimular la testosterona.

 

A pesar de aparecer en estudios presentados como científicos, el feedback de los usuarios ha sido muy variable y en investigaciones recientes ha fallado en mostrar que aumente la testosterona cuando se usa directamente. El “Trib” puede aumentar o prolongar la formación de óxido nítrico, algo similar a lo que hace el Viagra, lo que ha mostrado aumentar la testosterona.

 

Esto puede que explique algunos beneficios reportados por el uso de esta planta. El Eurycoma longifolia ha aparecido en varios estudios con humanos que apoyan su efecto “estimulador” de testosterona en hombres mayores con bajos niveles de la hormona y que presentan síntomas asociados con esa deficiencia. Esto concuerda con estudios realizados en roedores a pesar de que no ha sido confirmado de forma conclusiva en hombres jóvenes y saludables.

 

Cuando se percibió la eficacia de la Eurycoma longifolia para mejorar el humor y el desempeño sexual en hombres con bajos niveles de testosterona, el abastecimiento de material se convirtió en todo un reto y muchos productos son vendidos con material diluido, inactivo o adulterado.

 

El hombre está expuesto a los metales en la dieta y en el ambiente, algunos de ellos con propiedades benéficas, mientras que otros son dañinos. Sin embargo el zinc, magnesio y boro han reportado aumentar la testosterona. El valor relativo de estos micronutrientes no es “estimulador” de por sí, pero protegen contra las deficiencias que pueden surgir por restricciones nutricionales o estrés físico prolongado.

 

En estudios se han comparado dos grupos alimentados con dietas estructuradas para ser deficientes o no suplementadas durante pruebas físicas prolongadas. La evidencia es menos convincente para la suplementación de boro, pues la mayoría de las pruebas se ha hecho con animales y la información disponible en humanos es muy limitada.

 

Por otro lado, algunos metales son dañinos y la exposición repetida o excesiva a ellos puede resultar en una reducción en la producción de testosterona o infertilidad. Es importante que aquellas personas que buscan estimular la testosterona eviten fuentes que la supriman. Algunos disruptores endocrinos presentes en el agua, suelo y alimentos pueden reducir la testosterona, tales como el bisfenol A, ftalato, xenoestrógenos, etc.

 

Vale la pena recordar que la dieta tiene un papel fundamental en el mantenimiento óptimo de la producción de testosterona. El cuerpo monitorea su nivel de energía cuidadosamente. En un ambiente de baja disponibilidad de alimentos, o una dieta pobre, el cuerpo entiende que no puede apoyar el crecimiento y “apaga” las señales anabólicas, incluyendo la testosterona.

 

Los culturistas, luchadores y otros deportistas que siguen dietas bajas en calorías, notan una disminución en sus niveles de testosterona. Existen datos que sugieren que una dieta baja en proteínas con cantidades normales de calorías perjudica la producción de la hormona, pero el aumento en el consumo de proteínas en dietas hipocalóricas protege contra la pérdida de masa muscular, esto se debe a la disponibilidad de otras vías o respuestas diferentes a la testosterona.

 

md latino nutrition ESTIMULADORES Y SUPRESORES DE LA TESTOSTERONA photo

 

Otros “estimuladores” de testosterona recientemente descubiertos son:

 

–Ácido D-aspártico (DAA)

 

–Aceite de oliva extra virgen (AOEV)

 

–Vitamina D

 

El DAA es similar al aminoácido ácido L-aspártico, pero “rotado”, haciéndolo no disponible para la formación de proteínas. El DAA se crea en las células nerviosas y se libera como neurotransmisor en el tejido, esto incluye tejido involucrado en la producción de testosterona. Muchos estudios se han realizados con reptiles y roedores, pero en 2009 un estudio publicó que el DAA aumentó la hormona luteinizante (HL) y testosterona en 30-40% en humanos.

 

Los hallazgos de pruebas independientes determinan que el DAA no es un “estimulador”, sino más bien regulador. El DAA eleva la testosterona baja, pero reduce la testosterona alta o normal. Esto se confirmó en un estudio del 2013. Tal vez el DAA sea un estimulador para hombres con baja testosterona con resultado opuesto para aquellos que presenten una concentración natural alta de esta hormona.

 

El aceite de oliva es alto en ácido oleico y polifenoles, particularmente el extra virgen. Conocido por sus beneficios cardiovasculares y por oxidarse más fácilmente que otros ácidos grasos, el AOEV ha mostrado aumentar la testosterona y la HL.

 

El estudio observó a hombres jóvenes y saludables que consumieron mantequilla antes de las mediciones. Luego se les daba AOEV o aceite de argán (rico en ácido oleico) durante tres semanas. La testosterona aumentó casi 20% con cualquiera de los dos aceites con un aumento concomitante en la HL.

 

El “estímulo” en la actividad de testosterona de estos aceites puede deberse a los antioxidantes, pero el efecto principal puede ser la inhibición de la enzima 5-alfa-reductasa, la cual convierte testosterona en DHT.

 

La vitamina D (D3) no es una simple vitamina, es una hormona que impacta a una gran variedad de tejidos, no sólo a los huesos.

 

Los dermatólogos defienden la idea de evitar la exposición al sol pero la dieta americana no ayuda a mantener niveles óptimos de vitamina D, por esta razón la deficiencia o insuficiencia de D3 es algo muy común, especialmente en personas obesas o con tez morena.

 

Como los receptores de D3 están en el tejido gonadal, no debería sorprendernos que los niveles de D3 puedan afectar la testosterona. Es importante señalar que la D3 se crea en las células Leydig, donde se produce la testosterona. Algunos individuos presentan deficiencia de D3 y testosterona lo que podría significar una disfunción de las células de Leydig.

 

En una población general de hombres saludables con sobrepeso, aquellos que recibieron 3.332 UI de D3 diariamente durante un año, demostraron aumentos en la testosterona de cerca del 25% comparado con el grupo de control que no recibió la vitamina. Estos hombres tenían bajos niveles de D3 al comienzo del estudio, lo cual aumentó a concentraciones normales con la suplementación.

 

Existen cerca de 100 productos que afirman tener efectos “estimuladores” de la testosterona. Es obvio que un hombre con niveles bajos de esta hormona verá resultados; pero una persona joven y saludable con una concentración normal-alta de testosterona no percibirá ningún efecto.

 

Los usuarios de AAS tampoco notarán beneficios, a no ser que estén en la etapa final del post ciclo de recuperación. Los atletas sujetos a entrenamientos prolongados y exhaustivos puede que vean algún efecto protector, es decir, mantener la producción normal de testosterona frente a un ambiente de estrés.

 

Si no consumes una dieta adecuada en calorías, minerales y proteínas puedes perjudicar la producción de testosterona, lo mismo si no descansas lo suficiente o si entrenas en exceso. Antes de comprar un “estimulador” de testosterona, debes ver si estás saboteando tu producción natural.

 

 ESTIMULADORES Y SUPRESORES DE LA TESTOSTERONA photo

 

REFERENCIAS:

–Park SJ, Kim TS, et al. hCG induced endoplasmic reticulum stress triggers apoptosis and reduces steroidogenic enzyme expression through activating transcription factor 6 in Leydig cells of the testis. J Mol Endocrinol 2013; 50:151-66.

–Qureshi A, Naughton DP, et al. A systematic review on the herbal extract tribulus terrestris and the roots of its putative aphrodisiac and performance enhancing effect. J Diet Suppl 2014;11:64-79.

–Spitzer M, Bhasin S, et al. Sildenafil increases serum testosterone levels by a direct action on the testes. Andrology 2013;1:913-8.

–Henning PC, Margolis LM, et al. High protein diets do not attenuate decrements in testosterone and IGF-1 during energy deficit. Metabolism 17 February 2014 (E-pub, ahead of printing)

–Willoughby DS, Leutholtz B. D-aspartic acid supplementation combined with 28 days of heavy resistance training has no effect on body composition, muscle strength and serum hormones associated with the hypothalamo-pituitary-gonada axis in resistance trained med. Nutr Res 2013;33:803-10.

Comentarios: