LAS DIETAS RICAS EN PROTEÍNAS REDUCEN LA GRASA SIN DAÑAR LA FUNCIÓN RENAL - USA