LOS INHIBIDORES DE AROMATASA

LOS INHIBIDORES DE AROMATASA

  • Por: MD Latino
  • marzo 20, 2015
  • 0 Comentarios
LOS INHIBIDORES DE AROMATASA

inhibidores de aromatasa

POR Daniel Gwartney

 

Siempre queremos saber quién es el mejor, incluso en deportes que a nadie le interesan, cuando es la final del campeonato, todos paramos para verlos. Los inhibidores de aromatasa (IA) son la droga del físicoculturismo equivalente al Curling Olímpico.

 

La mayoría de los hombres no sabe que existen los inhibidores de aromatasa (IA) pues las condiciones médicas de adultos tratadas con estas sustancias son muy poco comunes; algunos levantadores de pesas recreacionales que abusan de los esteroides anabólicos (AAS) no piensan en usar los IA debido a sus efectos estrogénicos, ciclos cortos y la inclusión de esteroides anabólicos no aromatizantes; y los hombres que sufren los efectos secundarios de los esteroides anabólicos o de la terapia de reposición de testosterona generalmente se quedan con el primer IA que prueban pues es suficientemente efectivo.

 

LOS SALVADORES DE LA TESTOSTERONA

 

Existen tres opciones prácticas en inhibidores de aromatasa: anastrozol (Arimidez), letrozol (Femara) y exemestano (Aromasin).

 

Todos ellos son considerados inhibidores de aromatasa de tercera generación y en ensayos clínicos han mostrado ser más efectivos que otras drogas más antiguas usadas en tratamientos de cáncer de seno.

 

Se han reportado pocas comparaciones directas entre los IA de tercera generación, pero sí disponemos de algunos estudios comparativos. Todos reducen vastamente las concentraciones de estrógeno circulantes (medidas en sangre) en aproximadamente 98% en mujeres; hay diferencias en cómo los IA actúan en el tejido y afectan las vías más relevantes de la testosterona y sus efectos secundarios potenciales.

 

El exemestano es químicamente diferente del anastrozol y letrozol porque se basa en androstenediona, un esteroide androgénico conocido por muchos como “prohormona”. Como IA esteroideo, el exemestano se enlaza a la enzima aromatasa covalente. Esto significa que el enlace entre el exemestano y la aromatasa es permanente y la enzima tiene que degradarse y reemplazarse por la producción de una enzima nueva.

 

Esto es un proceso que consume tiempo y recursos a nivel celular; además el exemestano parece ser capaz de cruzar la barrera sangre/cerebro e interactuar e interferir con el equilibrio neuroesteroide.

 

Esto podría abrir la puerta a consecuencias no intencionales, un factor que provoca que muchos médicos se alejen del uso de uso de este tipo de agentes si existen otras alternativas. Desafortunadamente esto no se ha estudiado a profundidad.

 

Todos los IA afectan la exposición central de estrógenos (en el cerebro) como se evidencia en el aumento de testosterona y la hormona luteinizante, pero la estructura esteroidea y desactivación permanente de la enzima aromatasa (hasta que es reemplazada por las nuevas enzimas creadas en la célula) en todos los tejidos afectados es preocupante, pues el desequilibrio puede llevar a cambios de humor (ej., depresión).

 

Además los metabolitos de exemestano han mostrado tener actividad en los receptores de estrógenos y andrógenos, respectivamente. Los beneficios físicos y hormonales de los IA son atractivos, pero el exemestano tiene propiedades que deben  considerarse cuando existen otras opciones disponibles.

 

muscle LOS INHIBIDORES DE AROMATASA photo

 

HOMBRES, MUJERES Y ESTRÓGENOS

 

Las mujeres bajo terapia de IA reportan un aumento significativo en la actividad y satisfacción sexual, pero esto ocurre con todos los IA. La cantidad de testosterona y androstenediona en mujeres es considerablemente menor que en hombres que no usan esteroides.

 

En hombres que se autoadministran dosis muy altas de esteroides, la diferencia se magnifica muchísimo. Cuando un hombre “normal” recibe terapia IA con el mismo protocolo de dosis usado en mujeres con cáncer de seno, el grado de supresión de estrógenos es menor, en el orden de 50 a 80%. Ésta es una respuesta clínica benéfica, no una falla en el tratamiento.

 

El uso de AAS puede reducir la efectividad del anastrozol o letrozol a medida que la concentración del AAS aromatizable aumenta, abrumando a los IA, pues éstos compiten en interactuar con la enzima aromatasa.

 

Los hombres necesitan un cierto rango de estrógenos para mantener la masa ósea, libido, crecimiento muscular, salud cardiovascular, etcétera. Cuando el estradiol (el estrógeno más potente) supera el valor de 55 pg/ml, pueden surgir efectos secundarios.

 

Si un hombre padece baja testosterona, valores “normales” de estradiol pueden causar problemas debido a la baja proporción testosterona/estradiol. El estradiol no debe caer por debajo de 20 pg/ml, en cuanto que los valores por encima de 20 y llegando a 30 parecen ser óptimos.

 

mmdd 402x3722 LOS INHIBIDORES DE AROMATASA photo

 

POTENCIA Y EFECTIVIDAD

 

El anastrozol y letrozol son con frecuencia considerados equivalentes, pero existen ventajas del letrozol en relación a la potencia y efectividad en general en los tejidos target (ej., ginecomastia). También existen ventajas del anastrozol cuando se considera el impacto en el metabolismo y la salud.

 

El anastrozol y el exemestano alcanzan un estado estable más rápido que el letrozol. Esto significa que se mantiene una concentración terapéutica de la droga entre cada dosis. El letrozol puede tener un promedio de vida más largo, pero hay más variabilidad en cuán rápido la droga es metabolizada.

 

El letrozol se considera más potente que el anastrozol, posiblemente por la penetración y acumulación en el tejido. Sin embargo, a corto plazo, tanto el anastrozol como el letrozol sufren por ser inhibidores competitivos, comparado con el enlace permanente del exemestano.

 

Un grupo de científicos observó el efecto en la actividad de aromatasa al usar exemestano, anastrozol y letrozol por un periodo de 18 horas y luego removerlos del tejido. Si bien el exemestano mantuvo la actividad baja, como las enzimas necesitan que las células las “rehagan”, tanto el anastrozol como el letrozol aumentaron la actividad de aromatasa después de un corto periodo.

 

Esto sugiere que dejar de usar anastrozol y letrozol de forma regular podría resultar en periodos de “brecha” de aumento en la producción de estrógenos; por lo tanto dosis cada dos días puede que no sean apropiadas.

 

ELECCIÓN DEL INHIBIDOR DE AROMATASA ADECUADO

 

El letrozol podría parecer el inhibidor ideal. El inmenso potencial visto en mujeres tratadas por cáncer de seno se refleja en los resultados observados cuando se compara anastrozol con letrozol en efectos hormonales en chicos adolescentes tratados por baja estatura, así como por hombres infértiles. El letrozol es consistentemente superior al anastrozol en relación al aumento de HL y testosterona y reducción de estradiol.

 

Similar a la preocupación que existe con el exemestano, el letrozol penetra en la circulación del cerebro (de los ratones) mucho más fácil que el anastrozol, pero no se elimina tan rápidamente. Además, el letrozol ha mostrado interferir con la respuesta de las células al estrógeno en áreas claves en el cerebro relacionadas con el aprendizaje, memoria, humor, control neuroendocrino, y otras funciones.

 

Tanto el letrozol como el exemestano pueden interferir con la producción de esteroides en la corteza suprarrenal, pero el anastrozol muestra una especificidad “limpiadora” y no afecta estas vías. Claramente estos efectos deben considerarse a la hora de escoger el tratamiento adecuado.

 

El letrozol puede acelerar la arterosclerosis (endurecimiento de las arterias) así como aumentar el riesgo de lesiones cardiovasculares. El equilibrio entre el riesgo versus el beneficio de letrozol no parece valer la pena para el pequeño aumento en la potencia comparado con anastrozol.

 

Algunos hombres que abusan de los AAS, han reportado que tanto el anastrozol como el letrozol son ineficaces. Esto puede deberse a las absurdas concentraciones de testosterona y otros andrógenos que impiden que la droga funcione a dosis tradicionales.

 

En pacientes con cáncer de seno puede surgir una resistencia al IA; afortunadamente el exemestano no se ve afectado por la resistencia al anastrozol/letrozol y viceversa. Si el anastrozol no funciona, el letrozol tampoco lo hará ya que son miembros de la misma clase de drogas.

 

Todos los IA de tercera generación son efectivos para tratar concentraciones razonables de testosterona y otros andrógenos aromatizables. El exemestano puede ser el más potente y menos sensible a las dosis faltantes, pero tiene el potencial de interferir con la actividad neuroesteroide del cerebro.

 

Además puede suprimir demasiado las concentraciones de estrógenos en los huesos y otros tejidos que requieran estrógenos para una función saludable. Igualmente el letrozol supera al anastrozol, pero conlleva riesgos en relación a la salud cardiovascular y función cerebral que no se han reportado con este último.

 

A pesar de que esto no es una recomendación o consejo, pareciera que el anastrozol proporciona los beneficios buscados en un inhibidor de aromatasa con menos riesgos conocidos.

 

md latino5 LOS INHIBIDORES DE AROMATASA photo

 

REFERENCIAS:

 

–Van Asten K, Neven P, et al. Aromatase inhibitors in the breast cancer clinic: focus on exemestane. Endroc Relat Cancer 2014; 21:R31-49.

— Gregoriou O, Bakas P, et al. Changes in hormonal profi le and seminal parameters with use of aromatase inhibitors in management of infertile men with low testosterone to estradiol ratios. Fertil Steril 2012-98:48-51.

–Miyajima M. Kusuhara H, et al. Investigation of the effect of active efflux at the blood brain barrier on the distribution of nonsteroidal aromatase inhibitors in the central nervous system. J Pharm Sci 2013;102:3309-19.

Comentarios: