LOS MACRONUTIENTES CORRECTOS Y PROTEÍNAS DE CALIDAD - USA

LOS MACRONUTIENTES CORRECTOS Y PROTEÍNAS DE CALIDAD

LOS MACRONUTIENTES CORRECTOS Y PROTEÍNAS DE CALIDAD

LOS MACRONUTIENTES CORRECTOS Y PROTEÍNAS DE CALIDAD

 

Por Michael J.Rudolph, Ph.D. Senior Science Editor

Además de los enfoques dietarios, los macronutrientes correctos también cumplen un papel vital en la reducción de grasa corporal. Uno de los macronutrientes más distinguidos que se consumen en abundancia para perder grasa es la proteína. Sin embargo, no es solo la cantidad de proteínas consumidas durante un régimen lo que reduce la grasa corporal, sino también la calidad de las mismas lo que tiene un efecto considerable en la pérdida de grasa. La calidad proteica se define como el porcentaje de aminoácidos esenciales con relación a la cantidad total de proteínas consumidas y las dietas con altos niveles de aminoácidos esenciales (calidad proteica) aumentan la grasa corporal. Estudios previos muestran claramente que las dietas con un alto consumo proteico disminuyen la grasa corporal, sin embargo, una investigación más reciente a cargo de Loenneke et al.5 demuestra que consumir proteínas de alta calidad ricas en aminoácidos esenciales podría ser una forma más precisa de reducir grasa corporal. En este estudio, 27 hombres y mujeres siguieron una dieta en la cual se controló el consumo de calidad proteica, con un límite de 10 gramos de aminoácidos esenciales por comida. Al final del estudio, se midió la grasa corporal y las personas que habían consumido proteínas de más alta calidad fueron las que lograron una mayor disminución de grasa corporal.

Al parecer, las proteínas de alta calidad promueven la pérdida de grasa porque los aminoácidos esenciales, en especial, la leucina, estimulan la síntesis proteica muscular, lo que logra más músculos. El aumento muscular acelera el índice metabólico que aumenta el consumo de ácidos grasos, lo que conduce a la pérdida de grasa. Además, la leucina también tiene la capacidad de desactivar la molécula cerebral detectora de energía AMPK. La inactividad de AMPK en el cerebro disminuye el hambre, por ende, el consumo de alimentos y, en definitiva, promueve una mayor pérdida de grasa.6 Por supuesto, al mismo tiempo, la leucina también desactiva la AMPK presente en el resto del organismo. Debido a que la AMPK estimula la oxidación de ácidos grasos, es probable que la desactivación de AMPK debido al consumo de leucina disminuya los niveles de oxidación de ácidos grasos y, por lo tanto, la pérdida de grasa. Dicho esto, parece razonable que la propiedad de la leucina de aumentar el gasto de energía y reducir el hambre sea mayor que el impacto negativo en la oxidación del ácido graso, ya que está demostrado claramente que el consumo de leucina disminuye la grasa corporal.

 

Referencias:

Hillier TA1, Fryburg DA, et al. Extreme hyperinsulinemia unmasks insulin’s effect to stimulate protein synthesis in the human forearm. Am J Physiol. 1998;274: E1067-74.

Loenneke JP1, Wilson JM, et al. Quality protein intake is inversely related with abdominal fat. Nutr Metab (Lond). 2012; 9:5.

Saha AK, Xu XJ, et al. Downregulation of AMPK accompanies leucine- and glucose- induced increases in protein synthesis and insulin resistance in rat skeletal muscle. Diabetes. 2010; 59:2426-34.

 

Comentarios: