MÁS FUERTE QUE EL ORO - USA

MÁS FUERTE QUE EL ORO

MÁS FUERTE QUE EL ORO

 

POR M. en P.D. Margarita Cerviño Bárcena

Una silla de ruedas pisa el estrado. La pequeña figura de cincuenta y tantos kilos respira con la seguridad de quien se sabe listo para su mejor momento; se recuesta en el banco y al colocar las manos en la barra, con claridad se escucha un “¡sí, sí!” anunciando el momento en el que México vibra… Amalia Pérez Vázquez obtiene medalla de oro en los juegos Paralímpicos de Beijing 2008 y refrenda en los Juegos  Parapanamericanos Guadalajara 2011.

¡Amalia, Amalia! Y con el contraste de la sensibilidad y la fuerza, vuelve a escuchar el Himno Nacional Mexicano, mientras que todos, sin excepción, nos ponemos de pie ante la majestuosidad de una mexicana poniendo a México en el número uno.

Es la mejor del mundo. La competidora de powerlifting más fuerte en su categoría y la mujer más disciplinada, divertida y amorosa.

“Entrenar y competir es tan íntimo. Me da tanta satisfacción y una inmensa alegría hacerlo. ¿Mi motivación..? Melissa (su hija) y yo misma. Me motiva sentirme bien y que voy rompiendo mis propias barreras”.

Amalia entrena cinco veces a la semana; es mamá de tiempo completo, bailarina de danza contemporánea, conferencista, risueña, leal y con enormes planes deportivos.

Amalia entrena para Londres 2012 y cada día está más convencida de que una buena competencia es la consecuencia de un buen entrenamiento.

Sí, Amalia es tenaz, enfocada en sus metas, es una persona que deja huella.

Amalia es, sin duda, una mujer de oro rodeada de barras, pesas y mancuernas.

Amalia Beijin 2008 300x225 MÁS FUERTE QUE EL ORO photo

ENTRENAR O NO ENTRENAR… HE AHÍ LA CUESTIÓN

“Mañana mismo me inscribiré al gimnasio”, “ahora sí voy a ir a entrenar al menos 5 días a la semana”, “tengo que hacer ejercicio no por vanidad, sino por salud…”. Y así encontramos decenas de razones para ir al gimnasio y para dejar de ir.

El por qué las personas pierden interés en la actividad física al poco tiempo de haberla iniciado es uno de los grandes temas que la Psicología del Deporte aborda como área de intervención.

Ciertamente no es obligatorio estar interesado en el ejercicio; sin embargo si tu entusiasmo  es alto y en corto tiempo disminuye, debemos investigar qué es lo que te detiene para hacer de la práctica de la actividad física un hábito disfrutable.

Existen causas de abandono de la actividad física, entre las que se encuentran:

-El “deber” hacerlo por indicación médica

-Aburrimiento por la monotonía de las rutinas de ejercicio (“Siempre me dicen: haz 4 de 12”)

-Que los entrenamientos sean extenuantes

-Cuando las expectativas sean muy altas o fantasiosas

-Inconformidad con el servicio del gimnasio

-Falta de capacitación del entrenador

-Falta de apoyo familiar (“otra vez vas al gimnasio en vez de…”)

-Dificultad con los horarios del trabajo

Si lo que queremos es permanecer en la actividad física, tengamos presente que la motivación al ir al gimnasio, tener un entrenador profesional y continuar, va más allá de la apariencia física y de la salud.

En la exploración del por qué vamos al gimnasio y el por qué practicamos un deporte, ten en cuenta que la necesidad de relacionarnos con otras personas, de ser vistos y reconocidos, de tener éxito, de tener un estilo de vida “actual”, de divertirnos, de dominar las tareas físicas y tener un espacio en el que nosotros decidimos estar, marcará la diferencia para que el gym sea una disciplina espléndida de recreación y crecimiento físico y personal.

Asesórate en Psicología del Deporte: psic.paralimpic@gmail.com

Comentarios: