Los tipos de calorías

NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 1)

  • Por: MD Latino
  • febrero 6, 2013
  • 0 Comentarios
NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 1)

 

POR Daniel Gwartney

 

 

Las calorías se consideran iguales por una razón que parece ser obvia, los nutricionistas han arraigado el valor calórico de los carbohidratos, proteínas, grasas y alcohol en dogmas (4, 4, 9 y 7 calorías por gramo, respectivamente). Las dietas para la pérdida de peso han hecho malabares con estas calorías.

 

 

En algún momento se dijo que todas las calorías eran iguales y que la gente simplemente tenía que comer menos. Después, el centro de la controversia eran los macronutrientes de los que provenía cada caloría, por ejemplo, la grasa de la dieta era vista como fuente de la grasa almacenada, lo cual debería evitarse.

 

 

Los cardiólogos apoyaban las dietas bajas en grasas, pensando que así se reduciría el colesterol y los triglicéridos, factores implicados en las enfermedades cardiacas.

 

 

Afortunadamente aparecieron los expertos en pérdida de peso y empezaron a pensar en vez de reaccionar, se comenzó a seguir dos dietas que tuvieron mucho éxito mundial y que tenían un razonamiento científico, la Dieta Zona del Dr. Barry Sears y la Dieta Atkins del Dr. Robert Atkins.

 

el libro del dr. sears NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 1) photo

el libro del dr. atkins NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 1) photo

 

El Dr. Sears presentó el concepto de controlar la insulina para combatir la obesidad y el almacenamiento de la grasa; el Dr. Atkins fue más lejos y promovió la restricción de los carbohidratos, cambiando el metabolismo para quemar grasa como energía en lugar de azúcar.

 

 

Continuaron apareciendo nuevos progresos con una apreciación de la carga/ índice glicémico y sus efectos en la insulina. La insulina juega un papel muy importante en el almacenamiento de la grasa.

 

 

Inhibe potencialmente el desglose de la grasa almacenada e indirectamente transfiere la grasa del torrente sanguíneo a las células y estimula la creación de más almacenamiento de grasa. Los carbohidratos son los principales conductores de insulina y el índice glicémico es una medida de qué tan rápido los carbohidratos entran al torrente sanguíneo.

 

 

La carga glicémica tiene que ver con la cantidad de carbohidratos que se consumen: es normal que se eleve si alguien se atraganta un montón de platos de frijoles o un muchos chocolates con maní.

 

calorias NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 1) photo

 

Cuando la insulina es liberada no es como un relámpago, que se va en un pestañear. Es como un grupo de compradores el día de las ofertas de liquidación, que llegan a la tienda por departamentos tan pronto como abren, corren por las estanterías apoderándose de los productos hasta que se acaban.

 

 

Si se estimula una cantidad moderada de insulina, la liberación de grasa no es tan fuerte o no ocurre por mucho tiempo, además la concentración en la sangre se disminuye a niveles de ayuno.

 

 

Si se secreta una gran cantidad de insulina, la liberación de grasa se desactiva y la insulina se mantiene elevada por más tiempo.

 

 

La insulina también hace que el cuerpo use la grasa para producir energía, en vez de quemar azúcar para generar ATP. Como la glucosa es metabolizada por la ATP, se forman intermediadores químicos que interfieren con los ácidos grasos que entran a las mitocondrias, la caldera de energía de las células.

 

 

Cuando la concentración de insulina se mantiene elevada por un periodo de tiempo prolongado, como en la fecha de Halloween, la glucosa es transportada a las células que responden a esa hormona a costa de estar disponible en el cerebro.

 

 

Esto puede continuar por horas, incluso cuando la concentración de glucosa ha caído a niveles por debajo de los de ayuno. El cerebro se vuelve hambriento por azúcar, interpretando una “hipoglicemia postpandrial”, baja de azúcar causada porque la insulina está muy alta por un periodo de tiempo muy alto, en un ambiente bajo en energía.

 

 NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 1) photo

 

Cuando el cerebro piensa que no hay energía suficiente (calorías) disponibles, se desacelera el metabolismo para preservar la energía. Esto reduce el número de calorías que el cuerpo quema en reposo e incrementa las señales de hambre, resistiéndose a la pérdida de peso.

 

 

Esta triple acción de insulina en la pérdida de grasa sugiere que la tradicional dieta baja en grasas podría impedir la pérdida de peso con el transcurso del tiempo. Estudios previos han comparado las dietas bajas en grasa con las bajas en carbohidratos, mostrando usualmente una pérdida más rápida con la dietas estilo Atkins pero a largo plazo los resultados son equivalentes.

 

 

Un nuevo estudio publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) va más allá, compara tres dietas diferentes usadas después de la perdida de peso.

 

 

El objetivo principal del estudio era ver qué tipos de dietas son más efectivas para continuar la pérdida de peso o combatir el aumento, basado en medidas metabólicas y hormonales.

 

 

En el estudio de JAMA, sujetos obesos hicieron una dieta controlada de 12 semanas con una reducción de 40% de las calorías comparado con la dieta de mantenimiento (45% carbohidratos, 30% grasas, 25% proteínas) resultando en una pérdida de peso promedio de 12.5%, esto es para una persona de 90 kilos, sería lo mismo que perder 11 kg en tres meses.

 

 

Luego, pasaron 4 semanas manteniendo un peso estable (dieta de mantenimiento) antes de asignárseles una dieta de forma aleatoria. Cada sujeto hizo la dieta que le correspondía por cuatro semanas y se les tomó las medidas metabólicas durante los últimos días de cada dieta.

 

Las dietas incluían:

 

 

Una baja en grasa: (BG, 60% carbohidratos/20% grasas/20% proteínas)

 

Baja en índice glicémico: (BIG, 40% carbohidratos/40% grasas/20% proteínas)

 

Muy baja en carbohidratos: (MBC, 10% carbohidratos, 60% grasas, 30% proteínas)

 

 

Todas las dietas eran iguales en contenido calórico.

 

 

La principal diferencia entre las dietas de prueba era el contenido de carbohidratos e índice/carga glicémica de las comidas. La dieta BG tenía seis veces más carbohidratos comparada con la dieta MBC (310gr vs. 50). La dieta BIG contenía 205 gramos de carbohidratos, similar a la que consumían al inicio de las 12 semanas, una dieta hipocalórica (230 gramos). El índice/carga glicémica obviamente seguía un patrón similar.

 

 

La dieta BG tenía el mayor índice y carga a 67 y 185, lo cual eclipsó los valores de la dieta de índice MBC de 28 y carga glicémica de sólo 4, debido al bajo contenido de carbohidratos de la dieta.

 

 

La dieta BIG tenía un índice similar de 33, pero una carga mayor que la dieta de MBC a 51.

 

 

La dieta de pérdida de peso de 12 semanas usada al comienzo del estudio tenía un índice más alto que la dita BIG, pero una carga similar debido a la restricción calórica.

 

 

Como las calorías y las condiciones eran idénticas y los sujetos fueron asignados a las dietas aleatoriamente, los resultados de este estudio ofrecen una comparación justa entre las tres dietas.

 

 

¿Cuál es la mejor dieta para no recuperar el peso ya perdido? Comparando las tres dietas del estudio fue claro que la PEOR fue la tradicional, aquella que recomiendan los cardiólogos, la dieta baja en grasa; las mismas personas, consumiendo el mismo número de calorías, tuvieron la misma disminución en el gasto energético en reposo (GER), número de calorías quemadas mientras se está en reposo y despierto (-205 Kcal/día); 20% mayor más que la dieta BIG (-166 Kcal/día); 50% mayor que la dieta MBC (-138 Kcal/día).

 

 

Una experiencia muy común para las personas que han perdido peso es volver a recuperarlo o estancarse debido al metabolismo bajo. Esto es un factor importante a largo plazo en el fracaso de los esfuerzos realizados para perder peso…

 

dibujo atleta NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 1) photo

Comentarios: