Tipos de calorías

NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 2)

  • Por: MD Latino
  • febrero 7, 2013
  • 2 comentarios
NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 2)

 

POR Daniel Gwartney

 

 

Referente a la primera parte, recordemos las dietas ahí descritas:

 

 

Las dietas incluían:

 

 

-Una baja en grasa: (BG, 60% carbohidratos/20% grasas/20% proteínas)

-Baja en índice glicémico: (BIG, 40% carbohidratos/40% grasas/20% proteínas)

-Muy baja en carbohidratos: (MBC, 10% carbohidratos, 60% grasas, 30% proteínas)

 

 

Todas las dietas eran iguales en contenido calórico.

 

 

LEPTINA Y TASA METABÓLICA

 

 

Claramente, en términos de mantenimiento de la tasa metabólica, la dieta muy baja en carbohidratos parece ofrecer varias ventajas, sin embargo la tasa metabólica no es el único factor relevante. Los marcadores hormonales evaluados durante este experimento revelaron distintas diferencias entre las dietas, algunas sugieren una ventaja saludable para la dieta BIG sobre la dieta MBC.

 

 

La leptina es una hormona producida en las células adiposas, la cual incrementa la tasa metabólica en individuos delgados. Al contrario de los cambios en el gasto energético descrito arriba, las concentraciones de leptina eran mayores en la dieta BG, seguido por la BIG y luego por la dieta MBC.

 

 

Si esto no apoyó una mayor tasa metabólica en la dieta BG, comparado con las dietas BIG y MBC (en realidad lo opuesto), puede representar una mayor retención de masa grasa durante la pérdida de peso, incluso durante la dieta BG.

 

 

La leptina se reduce mientras disminuye la masa grasa con la pérdida de peso; incluso durante la dieta BG, la leptina disminuyó en 50% de los niveles anteriores a la pérdida de peso. Los cambios en la tiroides fueron similares con todas las dietas, disminuyendo desde el inicio del estudio, pero con la dieta BG se mantuvo más alta la TSH y la T3 a pesar de tener el menor GET y GER.

 

 

La dieta MBC resultó en el mantenimiento de la tasa metabólica cerca de los niveles pre-pérdida de peso; la dieta BG demostró disminuir el metabolismo. Los investigadores discutieron pero no supieron explicar la relación de la T3 con los resultados, esto aún continua siendo una curiosidad.

 

 

En relación a la leptina, cuando se comparó con el gasto energético (una forma de determinar la sensibilidad a la leptina), los sujetos tuvieron una sensibilidad mucho más baja durante la dieta MBC, posiblemente respondiendo mejor (metabolismo acelerado) a pesar de tener una liberación menor de leptina.

 

omega 3 NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 2) photo

 

 

CORTISOL, LA HORMONA DEL ESTRÉS

 

 

Cuando la concentración de glucosa en la sangre es muy baja, el cerebro envía señales para secretar las hormonas que promueven la liberación de la grasa acumulada y la creación de glucosa de los aminoácidos o metabolitos de ácido graso. Este proceso se conoce como gluconeogénesis o creación de azúcar nueva. Una potente hormona implicada en esta respuesta es el cortisol, también llamada “hormona del estrés”.

 

 

El aumento en los niveles de cortisol puede degradar el tejido muscular y la dieta MBC resulta en un aumento significativo de cortisol, como se podría esperar. También la inflamación sistémica fue más alta durante la dieta MBC según lo medido por el CRP, un importante factor de riesgo en las enfermedades cardiovasculares. Para fines comparativos, la dieta BIG no aumentó ni el cortisol ni el CRP.

 

 

El colesterol y los lípidos fueron menos consistentes en apoyar una u otra dieta. La dieta BG resultó en niveles menores de HDL (colesterol bueno), pero el colesterol total también disminuyó. La dieta MBC no afectó el HDL, en realidad aumentó pero nada significativo, el colesterol total no cambió. Sin embargo la dieta BIG mantuvo el HDL y redujo el colesterol total, dándole la victoria en esta ronda.

 

 

Los triglicéridos son grasas que circulan en la sangre y son un factor negativo en la salud cardiovascular. La dieta BG no fue muy diferente de los valores pre-pérdida de peso, pero las dietas BIG y MBC disminuyeron considerablemente los niveles de triglicéridos, más notablemente en la dieta MBC.

 

 

La sensibilidad a la insulina se refiere a qué tan bien las células responden a la insulina. Es como hablar con tus  bisabuelos, no puedes conversar con ellos en un volumen normal, para hablar con ellos tienes que gritarles en los oídos. Cuando la sensibilidad a la insulina cae se necesita liberar más para llegar a las células para usar el azúcar de las comidas. Comparado con los niveles pre-pérdida de peso, todas las dietas estuvieron asociadas con una mejora en la sensibilidad a la insulina, como se esperaba.

 

estrés NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 2) photo

 

MUCHO QUE DIGERIR

 

 

Poniéndolo en conjunto, hay mucho que digerir, está claro quién es el perdedor: la dieta baja en grasas. Al compararse una dieta de bajo índice glicémico con una dieta muy baja en carbohidratos, esta última es la más potente, pero tiene algunos efectos no saludables notados en este y otros estudios, principalmente, el aumento en el cortisol y CRP (inflamación). La dieta BIG es tan efectiva como la MBC en mantener el metabolismo, demostrando efectos saludables en el colesterol y evitando el aumento en cortisol y CRP notado con la dieta MBC.

 

 

Basado en este estudio, aquellos que han tenido éxito perdiendo peso, deberían evitar las dietas bajas en grasa después de llegar al peso deseado. El cuerpo parece tomarse unas vacaciones, bajando la tasa metabólica. Por otro lado, tanto las dietas de bajo índice glicémico como la muy baja en carbohidratos mantienen mejor la tasa metabólica, siendo la segunda la mejor opción.

 

 

A largo plazo, las cosas no se ven tan claras. La dieta muy baja en carbohidratos parece ser más estresante, con un mayor aumento de cortisol y marcadores de inflamación. La dieta ideal, que apoya el metabolismo, trae beneficios a la salud cardiovascular, evita el estrés y la inflamación, parece ser la dieta de bajo índice glicémico.

 

 NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES (PARTE 2) photo
IFBB PRO BENJAMIN PARRA

Referencias:

Choi SM, Tucker DF, et al. Insulin regulates adipocyte lipolysis via an Akt-independent signaling pathway. Mol Cell Biol 2010;30:5009-20.

Kersten S. Mechanisms of nutritional and hormonal regulation of lipogenesis. EMBO Rep 2001;2:282-6.

Cahová M, Vavrínková H, et al. Glucose-fatty acid interaction in skeletal muscle and adipose tissue in insulin resistance. Physiol Res 2007;56:1-15.

Rizkalla SW, Bellisle F, et al. Health benefits of low glycaemic index foods, such as pulses, in diabetic patients and healthy individuals. Br J Nutr 2002;88:S255-62.

Pawlak DB, Ebbeling CB, et al. Should obese patients be counselled to follow a low-glycemic index diet? Yes. Obes Rev 2002;3:235-43.

Stern L, Iqbal N, et al. The effects of low-carbohydrate versus conventional weight loss diets in severely obese adults: one-year follow-up of a randomized trial. Ann Intern Med 2004;140:778-85

Comentarios: