(PARTE 1) MENOS GRASA Y MÁS TESTOSTERONA. LAS CÉLULAS GRASAS CONVIERTEN LA TESTOSTERONA EN ESTRÓGENO - USA

(PARTE 1) MENOS GRASA Y MÁS TESTOSTERONA. LAS CÉLULAS GRASAS CONVIERTEN LA TESTOSTERONA EN ESTRÓGENO

  • Por: mdlatino
  • junio 28, 2018
  • 0 Comentarios
(PARTE 1) MENOS GRASA Y MÁS TESTOSTERONA. LAS CÉLULAS GRASAS CONVIERTEN LA TESTOSTERONA EN ESTRÓGENO

(PARTE 1) MENOS GRASA Y MÁS TESTOSTERONA

Las células grasas convierten la testosterona en estrógeno, lo que hace que disminuyan los niveles de testosterona.

 

Por: Daniel Gwartney, MD

Todos los fisicoculturistas o atletas entienden que demasiada grasa corporal puede ser perjudicial. Para un culturista, tener demasiada significa menos físico. Un atleta no puede tener exceso de grasa porque tiene menos velocidad y rapidez y por ende, menos rendimiento atlético. El tejido graso es desagradable para un culturista y a su vez, afecta la destreza atlética. Las células grasas también tienen otro efecto negativo en los atletas y en los fisicoculturistas que tiene que ver con la disminución drástica de la producción de testosterona que es la hormona responsable del desarrollo muscular.

El tejido graso, además de almacenar energía en forma de triglicéridos, es un órgano endócrino atípico, por su capacidad de secretar varias hormonas diferentes, conocidas como adipocinas, en el torrente sanguíneo. La adipocina mas característica, la leptina, es secretada por las células grasas después de acumular triglicéridos. Básicamente, cuanta más grasa corporal se tiene, mayor es la cantidad de leptina que circula en la sangre. La leptina es una señal enviada al cerebro que disminuye el apetito y el consumo de alimentos a la vez que estimula la velocidad de oxidación de los ácidos grasos, lo que hace que la grasa acumulada se convierta en energía. Lamentablemente, la capacidad de la leptina para disminuir el consumo de alimentos mientras quema grasa se compensa mediante alimentos con muchas calorías, lo que produce mayor grasa corporal.

Debido a que la leptina se produce en cantidades paralelas a las reservas de grasa, las personas con más grasa corporal, en general, tienen niveles más altos de leptina en circulación. Lo interesante es que, hay mucha evidencia clínica que muestra que una gran cantidad de grasa corporal, junto con los niveles correspondientes de leptina, se asocia con frecuencia a bajos niveles de testosterona en los hombres. Estas observaciones indican una posible relación entre las adipocinas, como la leptina, y una menor producción de testosterona.

 

MENOS GRASA Y MAS TESTOSTERONA 2 (PARTE 1) MENOS GRASA Y MÁS TESTOSTERONA. LAS CÉLULAS GRASAS CONVIERTEN LA TESTOSTERONA EN ESTRÓGENO photo

 

LA LEPTINA DISMINUYE LA PRODUCCIÓN DE TESTOSTERONA

Lo curioso es que hay varios estudios relevantes que demuestran la capacidad de la leptina de reducir la producción de testosterona. Un estudio de Caprio et al.1 demostró que cuando células testiculares aisladas recibieron una cantidad excesiva de leptina, lo que equivale a más grasa corporal, hubo una disminución considerable de la producción de testosterona. Además, en el estudio de Caprio et al.2, las ratas que recibieron leptina manifestaron una respuesta menor a la producción de testosterona estimulada por la gonadotropina coriónica humana (hCG). El hecho de que la hCG simule la función de la sustancia que estimula la testosterona natural conocida como hormona luteinizante (LH) implica que la leptina inhibe la capacidad de la LH de estimular la producción de testosterona.

Además, un estudio de El-Hefnawy et al.3 confirmó la presencia de un receptor de leptina funcional en los testículos de los ratones que es capaz de una transducción de la señal, lo que sugiere un efecto directo de la leptina en la producción testicular de la testosterona. Estas observaciones indican que la leptina de manera directa e indirecta disminuye la producción testicular de testosterona.

Las células grasas convierten la testosterona en estrógeno, lo cual disminuye de manera eficaz los niveles de testosterona. Las células grasas también pueden disminuir los niveles de testosterona al expresar la enzima aromatasa, que es el catalizador que convierte la testosterona en el compuesto estradiol similar al estrógeno. Cuando el estradiol le dice al cerebro que hay muchas hormonas esteroides que circulan en la sangre, este reacciona al alto nivel de estradiol y reducir la secreción de LH. Dado que la LH estimula la producción
de testosterona, cuando hay niveles bajos de LH también disminuyen los niveles de testosterona.

Una investigación a cargo de Håkonsen et al.4 confirmó la influencia negativa de la grasa en los niveles de testosterona al mostrar que los hombres con altos niveles de grasa corporal aumentan la producción de testosterona después de perder dicha grasa. El experimento estudió a 43 hombres de entre 20 a 59 años con una considerable cantidad de grasa corporal. Todos los sujetos siguieron una dieta durante 14 días y un régimen de ejercicios para perder tejido adiposo. Al comienzo del estudio, los niveles de hormonas de los sujetos mostraron altos niveles de grasa corporal relacionados con niveles bajos de testosterona y niveles altos de estrógeno, lo cual es señal de una mayor actividad de la aromatasa. Después del programa de ejercicios y de la pérdida de grasa, se repitieron los valores hormonales.

Los resultados mostraron que una disminución de la grasa corporal y de los niveles de aromatasa se correspondían con un aumento de la LH y de la testosterona, junto con una disminución de los niveles de estrógeno.

 

Referencias:

Caprio M, et al. Expression of functional leptin receptors in rodent Leydig cells. Endocrinology. 1999; 140(11): p.4939-47

Caprio M, et al. Leptin in reproduction. Trends Endocrinol Metab, 2001;12(2): p. 65-72.

El-Hefnawy T, loffe S, et al. expression of the leptin receptor during germ cell development in the mouse testis. Endocrinology.2000;141(7): p. 2624-30.

 

 

Comentarios: