(PARTE 2) DORIAN: LA VERDADERA DROGA PARA LA PÉRDIDA DE PESO - USA

(PARTE 2) DORIAN: LA VERDADERA DROGA PARA LA PÉRDIDA DE PESO

  • Por: mdlatino
  • octubre 2, 2017
  • 0 Comentarios
(PARTE 2) DORIAN: LA VERDADERA DROGA PARA LA PÉRDIDA DE PESO

(PARTE 2) DORIAN: LA VERDADERA DROGA PARA LA PÉRDIDA DE PESO

 

PARTE 1 DEL ARTÍCULO AQUI


 

HORMONA DEL CRECIMIENTO HUMANO

Además de los AAS, Yates admitió usar hormonas del crecimiento humano (hGH), aparentemente como anabólico; observó poco beneficio anabólico con una dosis de cuatro IU por día (dentro de protocolos clínicos de reemplazo). Hay dos problemas que pueden justificar esto, los efectos anabólicos ocurren a un umbral más alto que el efecto lipolítico; y la masa corporal de Yates era mucho más grande que la de una persona “normal”, probablemente por haber estado tomando una dosis baja según su peso corporal.11 Cuando aumentó la dosis diaria de hGH a ocho IU notó mejores resultados ante lo cual expresó, “me ayudó a dar un salto al próximo nivel”.

La hGH está pensada como una hormona del “crecimiento”, pero tiene un efecto más evidente y útil que es el aumento de la lipolisis (degradación de la grasa acumulada). Este efecto lipolítico ocurre con una dosis muy baja, que permite evitar una mayor retención de líquido observada con dosis más altas necesarias para el crecimiento muscular,12,13. Además, Yates mencionó que en 1997 agregó insulina a su régimen, supuestamente después de seis años de abusar de la hGH. No sorprende que se haya producido un crecimiento considerable de tamaño con la combinación, ya que
la hGH puede contrarrestar los efectos antiproteolíticos (evitar la degradación muscular) de la insulina en el músculo.14 resulta interesante la observación de Yates de que únicamente tuvo distensión abdominal cuando agregó insulina a su régimen de drogas debido a que, en general, se culpa a la hGH por el estómago distendido que se veía en el escenario a fines de la década de los 90. Por supuesto, la insulina no tiene nada que ver con la pérdida de grasa en un régimen de drogas para fisicoculturismo, ya que su efecto en las células adiposas es el opuesto, es decir promover el depósito de grasa.

 

DNP Y HORMONAS TIROIDEAS PARA PÉRDER GRASA

Yates ofreció tres comentarios con relación al protocolo de drogas destinado a perder grasa. Hay dos que se oponían a las acciones de algunos de sus contemporáneos; otro siguió el estándar de ese periodo. Primero, hubo una oleada de uso de DNP para facilitar la pérdida de grasa rápida y extrema entre fisicoculturistas de elite y aficionados. Esto se debió en gran parte al éxito del gurú de los esteroides Dan Duchaine. El DNP es un desacoplador químico. Esto significa que “desconecta” la función productora de energía de la función consumidora de calorías en la mitocondria de la célula.15. La célula no recibe suficiente energía, por eso consume más calorías para finalmente satisfacer las necesidades de su ATP. Una consecuencia de esto es que las calorías adicionales quemadas son liberadas como calor, lo cual produce un aumento considerable de la temperatura corporal. Más de una muerte se atribuye al uso de DNP. Yates claramente manifestó que jamás usó DNP y su postura frente a todas sus acciones prodrogas se basaba en la precaución y en la eficacia.

 

Dorian Yates with Warren Branch (PARTE 2) DORIAN: LA VERDADERA DROGA PARA LA PÉRDIDA DE PESO photo

 

Las hormonas tiroideas, en especial la T3 (conocida también como Cytomel) son efectivos quemadores de grasa usadas con frecuencia por culturistas y quizás más por competidores de fitness. Si bien aumentan el índice metabólico con eficacia (incrementando la cantidad de calorías consumidas durante el descanso o el ejercicio), el abuso de la hormona tiroidea puede suprimir por tiempo prolongado la producción natural de dicha hormona. Además, la T3 más activa tiene una ventana más angosta y llegar a la concentración que aumenta la pérdida de grasa produce un catabolismo no específico. Esto significa que se pierde músculo más rápido también.

Muchos fisicoculturistas dependen de la T3 para garantizar que su metabolismo no se haga más lento por el entrenamiento excesivo o por las dietas hipocalóricas, aun con poca grasa corporal.16 La hGH ingerida en dosis similares a aquellas reportadas por Yates suprimen la liberación de TSH (hormona pituitaria) sin disminuir la T4 libre o la T3 libre durante una prueba de 21 días. Se desconoce si la hGH protege o suprime la función de la tiroides durante el transcurso de meses o años con dosis ingeridas por este grupo de hombres.17.

El aumento de dosis a niveles peligrosos podría producir arritmias, el riesgo está presente. Esto se amplifica ante la presencia de drogas estimulantes. Yates nuevamente informó que no recurrió al uso de medicamentos para la tiroides, lo cual podría explicar por qué podía mantener tanta masa magra cuando estaba en su “estado físico competitivo”.

 

COMBINACIÓN DE ANDROGÉNICOS, ANABÓLICOS Y AGONISTAS

El último elemento en el régimen de Yates para perder grasa era el clenbuterol, un potente y selectivo agonista beta2. Esto significa que es una droga muy potente que actúa sobre el receptor de adrenalina que participa en la función muscular y en la degradación de grasa almacenada en el tejido adiposo. El clenbuterol sigue teniendo una fuerte demanda, a pesar de que su uso práctico es complejo debido a la desregulación del receptor. Los efectos anabólicos del clenbuterol informados en animales solo se repitió en humanos con dosis que serían mortales sin usar un betabloqueante para evitar la aceleración de las pulsaciones cardíacas. El clenbuterol pertenece a
una clase en sí mismo, como droga adelgazante y no se comercializa en los Estados Unidos excepto en el mercado negro. Yates no brindó detalles de su régimen de clenbuterol, lo cual habría sido enriquecedor.

Los cuerpos más sobresalientes del fisicoculturismo parecen ser mágicos, pero para aquellos que consideran el consumo de drogas horroroso o inmoral, no son más que una ilusión. Según el trabajo, la dedicación además de la genética, el genio de la botella es una combinación de androgénicos, anabólicos y agonistas. Hay que reconocer el esfuerzo al igual que el sacrificio de estos hombres y estas mujeres, pero darse cuenta de que la magia no viene de la alquimia, sino de la química.

Yates fue franco y honesto en sus relevaciones. Hay que destacar que su consumo de drogas fue mucho más simple y más racional que una actitud de “más es mejor” y “cualquier cosa vale” propugnadas por aquellos que logran mucho menos. Nuestro reconocimiento a Yates por permitirnos mirar lo que pasa tras las bambalinas.

 

REFERENCIAS:

1. Hoffman AR, Strasburger CJ, et al. Efficacy and tolerability of an individualized dosing regimen for adult growth hormone replacement therapy in comparison with fixed body weight-based dosing. J Clin Endocrinol Metab. 2004;89:3224-33.

12. Copeland KC, Nair KS. Acute growth hormone effects on amino acid and lipid metabolism. J Clin Endocrinol Metab. 1994;78:1040-7.

13. Fryburg DA, Barrett EJ, et al. Growth hormone stimulates skeletal muscle protein synthesis and antagonizes insulin’s antiproteolytic action in humans. Metabolism. 1993;42:1223-7.

14. Fryburg DA, Louard RJ, et al. Growth hormone stimulates skeletal muscle protein synthesis and antagonizes insulin’s antiproteolytic action in humans. Diabetes. 1992;41:424-9.

15. Grundlingh, J, Dargan, Pl, et al. 2,4-Dinitrophenol (DNP): A Weight Loss Agent with Significant Acute Toxicity and Risk of Death. J Med Toxicol. 2011;7:205-

212.16. Pakarinen A. Hakkinen K, et al. Serum thyroid hormones, thyrotropin and thyroxine binding globulin in elite athletes during very intense strength training of one week. J Sports Med Phys Fitness 1991;31:142-6.

17. Sgrò P, Guidetti L, et al. Effect of supra-physiological dose administration of rhGH on pituitary-thyroid axis in healthy male athletes. Regul Pept 2010;165-163-7

 

 

Comentarios: