PÉRDIDA DE GRASA Y MEJORA EN LA SALUD (PARTE 1)

PESCADOS, LA PÉRDIDA DE GRASA Y LA MEJORA EN LA SALUD (PARTE 1)

PESCADOS, LA PÉRDIDA DE GRASA Y LA MEJORA EN LA SALUD (PARTE 1)

pérdida de grasa

POR Dan Gwartney, M.D.

 

Cada Enero los gimnasios se llenan de nuevos miembros que pasan hasta tres horas en la caminadora o en las máquinas y en las clases de aerobics para hacer desaparecer lo que comieron el año anterior. No es la flojera lo que hace que muchos abandonen las clases, es la frustración de la falta de resultados.

 

Es natural buscar las mejores herramientas para alcanzar la pérdida de peso (enfocándonos en la pérdida de grasa). Un aspecto importante en este asunto es seguir la mejor dieta. Los argumentos de baja grasa contra bajos carbohidratos son generalmente un punto a discutir, ambos son equivalentes si se siguen con un control de consumo de calorías.

 

sólo los inconstantes llegan en enero al gimnasio 300x212 PESCADOS, LA PÉRDIDA DE GRASA Y LA MEJORA EN LA SALUD (PARTE 1) photo

 

Las proteínas son esenciales en la dieta, no sólo son vitales para la salud y su funcionamiento, sino que también ayudan en la supresión del apetito, a promover la saciedad y mantener la masa magra.

 

Sin embargo, ¿hay una mejor fuente de proteína? Es comúnmente aceptado que la proteína hidrolizada de suero de vaca, debido a su rápida absorción y alto contenido en aminoácidos de cadena ramificada (BCAA), es la mejor proteína anabólica (que construye músculo). ¿Eso es equivalente a decir que es la mejor proteína para perder peso/grasa en un programa de dieta? Una investigación sugiere que no.

 

Ciertamente, la proteína de suero, caseína y otras proteínas como el huevo, carne, cerdo, pollo, soya, etc., pueden ser parte de la dieta.

 

Pero investigadores han  descubierto (en estudios con ratones) que las diferentes proteínas pueden contener fracciones que podrían apoyar la pérdida de peso. Estas fracciones, llamadas péptidos bioactivos, son pequeñas proteínas formadas cuando las proteínas grandes son digeridas.

 

Pequeños fragmentos de estos péptidos pasan por las barreras intestinales y llegan al torrente sanguíneo intactas, así que  nunca han sido un foco de estudio en la nutrición humana. Sin embargo, si los hallazgos de un reciente estudio publicado en la revista Metabolism Clinical and Experimental aplican a la nutrición humana, son un tópico muy relevante que hasta ahora ha sido ignorado.

 

Investigadores de la Universidad Laval (Quebec, Canadá) han reportado que ratones alimentados con proteína de bacalao estaban protegidos contra la diabetes tipo 2 como consecuencia de consumir una dieta alta en grasa/alta en azúcar y no se involucraron aumentos de peso.

 

Hubo una reducción en la proteína reactiva C, una medida de inflamación asociada con la resistencia a la insulina, el primer paso a la diabetes tipo 2.

 

Muchos otros estudios han enfatizado que el pescado es una importante fuente de proteína para la salud cardiovascular y que protege contra la resistencia a la insulina. Sin embargo, se cree que los ácidos de aceite de pescado Omega-3 son los que provocan estos efectos a la salud y no los péptidos bioactivos de la proteína del pescado.

 

Para investigar los beneficios potenciales obtenidos de la proteína del pescado, además de los conocidos del aceite, los investigadores les dieron a dos grupos separados de ratones dietas que consistían en diversos tipos de proteína de pescado, cada grupo recibió un tipo diferente de proteína de pescado (bonito, caballa, salmón o arenque) de igual número de calorías. Además de la adición de proteína de pescado, los ratones comieron alimentos altos en grasa y azúcar, el tipo de dieta que induce a la obesidad, resistencia a la insulina y promueve la inflamación.

 

La dieta se basó en caseína, un tipo de proteína de la leche. La proteína del pescado era sin grasa, no había EPA o DHA (aceite Omega-3).

 

Con la ausencia de Omega-3 fue sorprendente notar que toda la proteína de pescado testada redujo los marcadores de inflamación TNF-6y IL-6. Altos niveles de estos marcadores están asociados con el síndrome metabólico. Como las proteínas no contenían grasa, estos resultados sugieren que algunos péptidos tienen propiedades antiinflamatorias.

 

Dados los efectos antiinflamatorios arriba mencionados, fue sorprendente que todas las proteínas de pescado no reaccionaran igual, dando los mismos resultados (o la falta de ellos), en la reducción da ganancia de peso, adiposidad visceral, y mejorar la sensibilidad a la insulina. En los cuatro pescados testados en el estudio, sólo la proteína del salmón resultó en pérdida de peso en una dieta alta en grasa y azúcar.

 

Después de sacrificar a los ratones se descubrió que la diferencia en el peso se debía a la menor acumulación de grasa visceral (debajo de la piel), la grasa y grasa marrón subcutánea no fueron diferentes entre los diversos grupos. No se observaron diferencias en la glucosa en ayunas, insulina o triglicéridos.

 

Una prueba interesante se desarrolló con los macrófagos y como éstos respondían a desafíos químicos. Los macrófagos reaccionaron como lo harían con la caseína (proteína de la leche) y como el grupo de las proteínas de pescado excepto por el grupo que consumió salmón.

 

rico pescado fresco 300x237 PESCADOS, LA PÉRDIDA DE GRASA Y LA MEJORA EN LA SALUD (PARTE 1) photo

Referencias:

1. Anderson, GH, Luhovyy B, et al. Milk proteins in the regulation of body weight, satiety, food intake and glycemia. Neslte Nutr Workshop Ser Pediatr Program, 2011:67:147-59.

2. Frestedt JL, Zenk JL, et al. A whey protein supplement increases fat loss and spares lean muscle in obese subjects: a randomized human clinical study. Nutr Metab (Lond), 2008 Mar 27; 5:8.

3. Tang JE, Moore DR, et al. Ingestion of whey hydrolysate, casein or soy protein isolate: effects on mixed muscle protein synthesis at rest and following resistance exercise in young men. J Appl Physiol, 2009 Sep; 107 (3):987-92.

4. Pilon G, Ruzzin J, et al. Differential effect of various fish proteins in altering body weight, adiposity, inflammatory status, and insulin sensitivity in high fat fed rats. Metabolism, 2011 Aug; 60(8):1122-30.

Comentarios: