RON HARRIS: TRAS AÑOS DE COMPETICIÓN DESARROLLÉ UN ESTÓMAGO DISTENDIDO - USA

RON HARRIS: TRAS AÑOS DE COMPETICIÓN DESARROLLÉ UN ESTÓMAGO DISTENDIDO

RON HARRIS: TRAS AÑOS DE COMPETICIÓN DESARROLLÉ UN ESTÓMAGO DISTENDIDO

RON HARRIS: TRAS AÑOS DE COMPETICIÓN DESARROLLÉ UN ESTÓMAGO DISTENDIDO

 

POR RON HARRIS

Antes de empezar a despotricar sobre los estómagos distendidos, necesito sincerarme. Con los años, yo desarrollé el mío. Sí, es la hora de la verdad. ¿Cómo pasó? Miro la última vez que competí antes de haber probado esteroides y, aun así, si bien tenía una cintura pequeña, jamás fue de las más pequeñas. Adelgacé 184 libras y los pantalones de jean de 32 centímetros de cintura me quedaban flojos. Ya conocía el hecho de comer en exceso con el fin de agregar masa muscular, pero estoy convencido de que la combinación de hacerlo durante años junto con el uso de los antiguos esteroides comunes (no HC ni insulina) fue lo que de a poco estiró la pared abdominal. No me sorprendería que también se hayan agrandado los órganos internos y que además haya depósitos rebeldes de grasa visceral por haber engordado 235-240 libras una y otra vez. Hace poco, probé con insulina en un vano intento de tener algunos beneficios extras después de años de no ver ninguno. Cometí el error de recurrir a las galletas como hidratos de carbono para después del entrenamiento. Uno de los artículos de Ronline Report con Milos Sarcev, quien fue el pionero de la insulina en el fisicoculturismo, explica que comer hidratos de carbono con grasas es un grave error que lleva a la hinchazón y distensión estomacal. ¡Ahora me lo dice! Después de despotricar y explicar que yo también arruiné, lo que jamás fue un físico espectacular, en primer lugar, al inflar mi barriga, permítanme hacer un comentario sobre esta situación actual:

Cuando empecé a seguir el fisicoculturismo en 1987, no existía la barriga inflada. La primera vez que me vi expuesto al fisicoculturismo fue al ver la película “Pumping Iron” en 1975. Ninguno de los atletas que protagonizaba la película, Arnold, Franco, Lou, Waller, Katz, Corney, Robby, etc., tenía barriga. Todos tenían la sección media del cuerpo pequeña y dura. Por supuesto, no tenían el tamaño de los hombres de hoy en día, creo que ambos comían una fracción de lo que comen los atletas de la actualidad. Cuando ya me hice seguidor de este deporte, hace más de una década, los físicos ya eran más grandes. Lee Haney, Mike Christian y Gary Strydom, por ejemplo, pesaban alrededor de 240-250 libras en la tarima, sin embargo, tenían una cintura pequeña. Recién empezamos a ver barrigas grandes a fines de la década del 90.

 

RON HARRIS RON HARRIS: TRAS AÑOS DE COMPETICIÓN DESARROLLÉ UN ESTÓMAGO DISTENDIDO photo

 

Debido a que tuvimos a campeones de Mr. Olympia como Dorian y Ronnie, muchos pros se propusieron el objetivo de crecer lo más posible, como sea. Como señaló Kevin, la trinidad, no santísima, compuesta por el exceso de comida, hormona del crecimiento e insulina se convirtió en la táctica más común en la eterna búsqueda de tener más masa. Cuando el tamaño parece ser el criterio principal que se premia, en realidad, no se puede culpar a los culturistas por querer lograrlo. Las dos preguntas que hay que hacer son:

¿Seguimos premiando los físicos más redondos y con más musculatura aun si sobresale la barriga?

¿Es posible llegar al estándar actual de masa que despliegan los principales atletas de los abiertos de fisicoculturismo sin aumentar el tamaño del área abdominal?

La respuesta a la primera pregunta parece ser, lamentablemente, sí.

No hay mayor premio en nuestro deporte que el título de Mr. Olympia. Phil Heath acaba de ganar su séptimo Mr. Olympia junto con el primer premio de $400,000 (tercer año consecutivo que es esa cantidad), a pesar de la evidente distención abdominal. Existe la teoría de que la categoría Classic Physique se estableció en parte para que el abierto de fisicoculturismo quedara aparte como un “espectáculo de feria”. Eso es imposible de confirmar o negar, a pesar de lo que señaló Kevin, Classic está aumentando su popularidad mientras que los seguidores y participantes del fisicoculturismo están estancados por no decir que están disminuyendo.

En cuanto a la segunda pregunta, hay algunos ejemplos notables de hombres corpulentos que han podido controlar el área abdominal. Cedric McMillan es el mejor ejemplo. Dennis Wolf es otro. Y hasta Big Ramy, en la tarima, con una estatura de 5’10” y un peso de 305 libras, el último Mr. Olympia, no tenía barriga. Se puede lograr. Cuáles son las medidas que hay que tomar o qué es lo que hay que evitar para no tener barriga, es un misterio. Quizás esos hombres saben algo que podría ayudar a otros en esa situación o quizás solo fueron afortunados y no tienen ningún tipo de secreto. Algo con lo que parece que estamos todos de acuerdo es que la barriga es fea y amenaza con disminuir la atracción ya limitada del fisicoculturismo.

 

Como señaló Kevin, la trinidad, no tan santa, compuesta por el exceso de comida, la HC y la insulina se convirtió en la táctica más común en la eterna búsqueda de tener más masa. Cuando el tamaño parece ser el criterio principal que se premia, en realidad no se puede culpar a los culturistas por querer lograrlo. Ron Harris

 

Instagram: @ronharrismuscle

Twitter: @ronharrismuscle

 

Comentarios: