RONNIE COLEMAN, LOS ORÍGENES DE LOS HIERROS - USA

RONNIE COLEMAN, LOS ORÍGENES DE LOS HIERROS

  • Por: mdlatino
  • marzo 7, 2018
  • 0 Comentarios
RONNIE COLEMAN, LOS ORÍGENES DE LOS HIERROS

RONNIE COLEMAN

LOS ORÍGENES DE LOS HIERROS: MI ENTRENAMIENTO DE PESAS ANTES DEL FISICOCULTURISMO

 

AÑOS DE ADOLESCENCIA – EL COMIENZO DE TODO

Yo sé que muchos pros hablan acerca de lo mucho que querían ser fisicoculturistas desde que eran niños o cómo crecieron mirando a Arnold o Stallone en las películas y queriendo tener musculatura. No es mi caso. Yo crecí en Bastrop, Luisiana, una ciudad de 15000 personas a cinco horas de Nueva Orleans. Ingresé al equipo de fútbol en octavo grado en la escuela Bassett Junior High y supuse que sería una buena idea empezar a levantar pesas para tener más fuerza. Tenía una estatura de 1,75m (5’9”) y pesaba quizás 70kg (155 libras), pero siempre fui muy magro y muscular aun con ese tamaño. Ahí había una sala de pesas diminuta y en realidad perdía el tiempo.

No tenía idea de lo que podía hacer. Al año siguiente, empecé la escuela secundaria y seguí jugando al fútbol y también entré al equipo de levantamiento de pesas. No me importaba crecer de tamaño, pero sí quería tener fuerza. Aprendí los levantamientos básicos, pero no era muy bueno. Para cuando empecé a ir a los encuentros, ya estaba en la clase de 82kg (181 libras), pero tampoco era bueno. Creo que cuando mejor rendí fue cuando salí en sexto lugar en la escuela secundaria. Al graduarme, podía hacer 500 sentadillas y hacer casi lo mismo de peso muerto también, pero 280 en la prensa de banco. Ya me habían crecido bastante los brazos y eso es por mi genética. Eso sin duda viene de mi madre. ¡Mamá Jessie tenía brazos grandes y fuertes! Mi padre no estuvo durante mi niñez, pero lo vi varias veces. Tiene una contextura normal.

 

FÚTBOL UNIVERSITARIO Y UNA SALA DE PESAS DEL TAMAÑO DE UN CLOSET PARA ARTÍCULOS DE LIMPIEZA

Después de la escuela secundaria, fui a la Universidad Grambling State en Luisiana, en donde jugué al fútbol y me especialicé en contabilidad. Lo extraño de estar en el equipo de fútbol era que siempre nos alimentaban bien, pero la sala de pesas dejaba mucho que desear. Por algún motivo tenían el dinero para alimentarnos con todo el bistec y las patatas que quisiéramos, pero la sala de pesas no era mucho más grande que la habitación del dormitorio universitario y ¡únicamente podíamos usarla de 5 a 7 de la mañana! Lo único que tenían era un banco, un par de soportes para poner una barra y hacer sentadillas y dos máquinas, una pegada a la otra. Solo algunos del equipo se molestaban en ir ahí. La mayor parte de los integrantes del equipo eran de contextura grande y rellena y no querían hacer nada fuera de las prácticas en el campo. Era evidente que no querían levantarse tan temprano para levantar pesas. Yo hacía prensa de banco, sentadillas, peso muerto, algunos ejercicios de cargada y algunas flexiones cuando tenía ganas, sin embargo, los brazos me crecieron bastante. Recuerdo que un profesor me jugó una apuesta a que tenían como mínimo 50,8cm (20 pulgadas) y yo le dije que era ridículo. Un día trajo un centímetro a la clase y me midió los brazos y resultó que tenían 53cm (21 pulgadas). Y mi peso era solo de 99 ó 102kg (220 ó 225 Libras) en ese entonces.

 

 

 

Comentarios: