CÓMO SE COMUNICAN LAS CÉLULAS DE GRASA CON EL CEREBRO - USA

CÓMO SE COMUNICAN LAS CÉLULAS DE GRASA CON EL CEREBRO

  • Por: mdlatino
  • Julio 10, 2017
  • 0 Comentarios
CÓMO SE COMUNICAN LAS CÉLULAS DE GRASA CON EL CEREBRO

CÓMO SE COMUNICAN LAS CÉLULAS DE GRASA CON EL CEREBRO

 

POR DANIEL GWARTNEY, M.D.

Es importante entender que las células de grasa no son una simple bolsa plástica; se comunican con el cerebro y otros tejidos del cuerpo para reportar las reservas de grasa y la salud en general. Cuando crecen demasiado el mensaje cambia, en vez de promover patrones de apetito, comida y funciones saludables, pasa a ser un estado de enfermedades crónicas que resultan en bajo metabolismo, disfunciones hormonales, alimentación en exceso y un estado inflamatorio que aumenta el daño debido a los numerosos procesos paralelos que suceden en el cuerpo.9

Las células de grasa liberan dos adipoquinas llamadas leptina y adiponectina.10 En un estado saludable, con un peso corporal normal, la leptina señala la cantidad de energía almacenada disponible. Es importante que el cuerpo sepa que tiene los tanques “llenos” antes de embarcarse en algo metabólicamente exigente como la construcción de músculos, un embarazo o dejar de comer. La leptina realiza esta función a través de tractos y receptores específicos en el cerebro.

La gente obesa no tiene deficiencia de leptina, más bien son resistentes a ella. Como ocurre con la insulina, mantienen una concentración elevada de leptina en el torrente sanguíneo debido al tamaño de su masa de grasa. Cuando la señal de leptina está siempre “activa” el cuerpo aprende a ignorarla. Como resultado, se reduce la tasa metabólica (menos quema de calorías), se siente hambre constantemente y se perjudica la fertilidad y otras funciones.

 

grasa marron CÓMO SE COMUNICAN LAS CÉLULAS DE GRASA CON EL CEREBRO photo

 

La adiponectina es una adipoquina separada que en realidad señala cambios saludables, tales como un aumento en la sensibilidad a la insulina. A diferencia de la leptina, que aumenta cuando la masa se incrementa, las concentraciones de adiponectina disminuyen cuando las células de grasa se vuelven hipertróficas, esto significa que las células de grasa están avisando que algo no está funcionando bien e intentan desviar las calorías de los lugares de almacenamiento, lo que resulta en una deposición ectópica. La grasa ectópica es el punto de partida para la disfunción metabólica del hígado, músculos, arterias, etc.

Es difícil tratar de “engañar” a las células de grasa diciéndoles que algo es saludable cuando en realidad no lo es, el cuerpo no miente, tiene esa función; sin embargo, recuerda que aún una pérdida de peso moderada está asociada con mejoras.

La terapia con leptina fue una desilusión, pues la gente que necesita sus efectos (con rarísimas excepciones) es resistente y no deficiente de esta hormona. Una posibilidad que puede recuperar algo de la señal de la leptina es la administración de una hormona secundaria llamada MSH, desarrollada bajo el nombre “melanotan II” con fragmentos más específicos de esa hormona. El MSH es la hormona del “bronceado” producida en la piel, pero es también activa en el cerebro. ¿Un obeso podría beneficiarse de niveles seguros de exposición a los rayos UV para inducir la producción de MSH en la piel? Es posible, pero el efecto sería limitado.

 

CAMBIO DE ESTILO DE VIDA

Sería fantástico si la pérdida de grasa viniera en un envase, ciertamente el proceso puede ayudarse usando suplementos, fármacos y geles. Sin embargo, la base del éxito para perder masa grasa es, sin dudas, un cambio en el estilo de vida. Cuesta trabajo, pero los resultados valen la pena.

 

 

Referencias:

 

9. Laurencikiene J, Skurk T, et al. Regulation of lipolysis in small and large fat cells of the same subject. J Clin Endoc Metab 2011; 96:E2045-9.

10. Abbenhardt C, Mc Tiernan A, et al. Effects of individual and combined dietary weight loss and exercise interventions in postmenopausal women on adiponectin.

 

 

 

Comentarios: