SHAWN RAY, RELATOS DE UN MR. OLYMPIA SIN CORONA

SHAWN RAY, RELATOS DE UN MR. OLYMPIA SIN CORONA (PARTE 2)

  • Por: MD Latino
  • enero 20, 2014
  • 0 Comentarios
SHAWN RAY, RELATOS DE UN MR. OLYMPIA SIN CORONA (PARTE 2)

 shawn ray

POR Shawn Ray

 
Haber sido primer finalista dos veces en el Mr. Olympia (1994 y 1996) podría parecer un honor muy importante y prestigioso. En mi mente es la eterna pregunta de lo que “podría haber sido”. El tiempo que pasé como físicoculturista profesional me consumió con la visión de ser Mr. Olympia. Nunca, jamás durante mis preparaciones para el Olympia pensé que mi sueño no se realizaría. Al comienzo de mi carrera tenía buenas razones para creer que llegaría al trono, basado en la opinión de expertos, escritores, fans, entrenadores y compañeros que fueron testigos de mi potencial genético y garra competitiva. 

Un trabajo sin terminar es como una película interrumpida, una película con una historia llena de picos y valles pero sin un final feliz. Estuve tan cerca, pero a la vez tan lejos de mi sueño juvenil, el cual había planeado, ejecutado y dirigido perfectamente… De repente me despierto del sueño con las secuelas de los noventa, el “movimiento de la masa monstruosa” que incluía a Lee Haney, Dorian Yates y a Ronnie Coleman. Estos tres mastodontes con un promedio de 1.80 de estatura y 120 kilos de peso se apoderaron del título Mr. Olympia dejando poco espacio para un hombre de 1.70 y 95 kilos, quien tal vez nació cinco o seis años más tarde.

 

SHAWN RAY1 SHAWN RAY, RELATOS DE UN MR. OLYMPIA SIN CORONA (PARTE 2) photo

 

Después de todo, entre 1977 y 1983, mi tipo de físico dominaba el deporte, con atletas como Frank Zane, Franco Columbo, Chris Dickerson y Samir Bannout. Fueron los últimos en el Olympia con menos de 96 kilos. Si hubiera estado dentro de esa élite de “olympianos”, creo firmemente que el trofeo estaría hoy en la sala de mi casa. Sin embargo el destino me dio una dura lección de humildad, pues perder me ayudó a suavizar mi exterior y dar paso al respeto de campeones legendarios a quienes ayudé a dar credibilidad en la derrota.

 
Haber sido primer finalista del Olympia dos veces y estar en el Salón de la Fama junto a  campeones como Lee Haney y Dorian Yates, quienes sólo perdieron dos eventos Pro durante su reinado de terror, me pone en una buena categoría de “perdedores” como Makkawy, Gaspari, Labrada, Wheeler y Levrone, todos nosotros hemos encontrado nuestro camino en el Salón de la Fama de Pros de la IFBB, ayudando a disminuir el hedor de la derrota y endulzando la emoción de haber estado para ser testigos de la historia. 
 
MUSCULAR DEVELOPMENT SHAWN RAY, RELATOS DE UN MR. OLYMPIA SIN CORONA (PARTE 2) photo

Comentarios: