TESTOSTERONA Y ENFERMEDADES CARDIO

TESTOSTERONA Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

  • Por: MD Latino
  • abril 16, 2015
  • 0 Comentarios
TESTOSTERONA Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

testosterona

POR Daniel Gwartney

 

Durante el año 2014 se publicaron cuatro estudios que cuestionaron la seguridad de la terapia de reposición de testosterona (TRT) relativa a las enfermedades cardiovasculares en hombres. En respuesta un consorcio de profesionales e investigadores del área de la salud han pedido la retractación de uno de estos artículos, pues se incluyeron 100 mujeres en un estudio que debería ser sólo para hombres.

 

Esta cacería a los riesgos enfermedades del corazón comenzó con el hallazgo de una prueba clínica que investigó el uso de TRT tópica en hombres mayores con movilidad limitada, hombres mayores de 65 años, que no podían moverse o que no podían caminar sin ayuda. El estudio, llamado prueba TOM, se detuvo pues los hombres que recibieron la TRT tuvieron más eventos de enfermedades cardiovasculares que el grupo de control.

 

Se argumenta que en la prueba se exageró cualquier riesgo relevante de enfermedad cardiovascular, incluyendo síntomas no específicos (contracciones ventriculares prematuras, edema en los miembros inferiores, desmayos, hipertensión). La crítica notó que los sujetos que mostraron eventos de enfermedades cardiovasculares tuvieron un aumento más rápido en la testosterona y mucho mayor en el estradiol.

 

EXPERTOS DISPUTAN LAS INVESTIGACIONES

 

Es interesante que otro estudio más grande incluye a alguno de los investigadores de la prueba TOM, el estudio busca saber si hay beneficios en hombres con movilidad limitada al usar TRT.

 

Esto aparentemente indica que los hallazgos de la prueba TOM puedan ser objeto de controversia entre los expertos. Además, debido a las alegaciones contra los dos estudios observacionales y un meta análisis relacionado que demuestra un aumento en el riesgo de enfermedades cardiovasculares con la TRT, es interesante que dos estudios tan grandes y una revisión de meta análisis estudiando lo mismo hayan obtenido respuestas tan opuestas.

 

Los medios han permanecido en silencio. Históricamente, ha habido un apoyo abrumador de estudios pequeños y acompañamiento clínico que muestra que la deficiencia de testosterona está asociada con enfermedades cardiovasculares (ataques cardiacos, derrames, muerte súbita), y que la TRT protege contra esto mismo.

 

Pero niveles de testosterona extremadamente altos no ofrecen beneficios para el corazón, por el contrario, pueden resultar en un riesgo mayor que concentraciones normales de esta hormona. Tres estudios que han encendido las alarmas utilizaron indicadores estadísticos que hacen difícil medir los datos y que en su defecto muestran asociación entre la TRT y eventos cardiovasculares en hombres mayores de 65 años con problemas cardiacos previos al tratamiento.

 

La mayoría de estos eventos ocurrió dentro de los 90 días después del inicio del tratamiento y la mayoría de los hombres fueron infratratados.

 

testosterona TESTOSTERONA Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES photo

 

ASOCIACIÓN NO IMPLICA CAUSALIDAD

 

Entonces, tres estudios recientemente publicados sugieren que la TRT causa o está asociada a eventos de enfermedades cardiovasculares. Hay que notar que la asociación no implica causalidad, y esto es un concepto central que debemos tener en mente cuando analizamos datos estadísticos. Otro estudio reportó que de 42 personas que habían recibido TRT (incluyendo algunas mujeres), 41 tenía una condición que los predisponía a padecer alguna enfermedad trombótica (infartos, derrames, coágulos de sangre). Sin embargo, los expertos y los medios intentan sugerir que la TRT puede causar enfermedades cardiovasculares en proporciones epidémicas.

 

Los records médicos de más de 25.000 pacientes de Medicare que es el sistema de salud público de EEUU, (todos hombres mayores de 65 años con TRT ofrecida a 6.355 pacientes) fue revisada y analizada y reveló que no hubo asociación entre la TRT y enfermedades cardiovasculares.7 De hecho, se observó la salud cardiaca de estos sujetos, y aquellos que estaban en mayor riesgo de eventos cardiovasculares tuvieron beneficios preventivos con la TRT. Debemos aclarar que la TRT se administró vía inyecciones intramusculares y no tópicamente.

 

Otro estudio fue presentado en la Conferencia de Endocrinología, se reportó la experiencia con 40.000 hombres evaluados por defi ciencia de testosterona. Comparando aquellos tratados con TRT con el público en general, los sujetos bajo TRT tuvieron una séptima parte de riesgo de infarto y una novena parte de riesgo de derrames. Es decir, el público en general tiene siete veces más posibilidades de sufrir un infarto y nueve veces más de padecer un derrame que el grupo de 40 mil personas que se trató con TRT. El meta análisis revisó 75 estudios y no encontró ninguna asociación entre la TRT y las enfermedades cardiovasculares. En aquellas personas que están en riesgo debido a una condición metabólica (diabetes tipo 2, por ejemplo), la TRT redujo el riesgo, así como se mostró en el estudio del caso Medicare.

 

UN ESTADO DE CONFUSIÓN

 

En el 2014, la “gran noticia” para la testosterona fue la acusación de que aumenta los riesgos de enfermedades cardiovasculares, contra casi todas las experiencias previas de la literatura médica.

 

Luego, la evidencia acusadora fue impugnada, tal vez desacreditada, para luego ser desafiada por los hallazgos que muestran que al alcanzar y mantener niveles terapéuticos de testosterona no ha se mostraron efectos adversos ni aumentos en el riesgo de problemas cardiacos.

 

¿Dónde queda la comunidad médica polarizada y el público en general? Quedan en un estado de confusión, haciendo que las personas retrasen la búsqueda de diagnóstico y tratamiento por una condición conocida asociada con deficiencia de testosterona.

 

El riesgo potencial parece haber sido identificado, TRT en hombres mayores de 65 años, hombres más jóvenes con historia de problemas cardiacos, o aquellos con condiciones pro-trombóticas (problemas de coagulación). Además, es importante rastrear los cambios en los estrógenos durante el tratamiento, particularmente los primeros 90 días. Desafortunadamente, en vez de buscar respuestas, se buscan ventajas financieras, atención de los medios y beneficios políticos.

 

tipos de esteroides2 TESTOSTERONA Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES photo

 

Referencias:

  1. Basaria S, Coviello AD, et al. Adverse events associated with testosterone administration. N Engl J Med 2010;363:109-22,
  2. Xu L, Freeman G, et al. Testosterone therapy and cardiovascular events amonng men: a systematic review and meta analysis of placebo controlled randomized trials. BMC Med 2013; 11:108.
  3. Virgen R, O´Donell Cl, et al. Association of testosterone therapy with mortali« , myocardial infarction, and stroke in men with low testosterone levels 2013;310:1829-36.
  4. Finkle WS, Greenland S, et al. Increased risk of non fatal myocardial infarction following testosterone therapy prescription in men. PLoS One, 2014;9:e.85805(7pp).
  5. Basaria S, Davda MN, et al. Risk factors associated with cardiovascular events during testosterone administration in older men with Mobili« limitation. 2013;68:153-60.
  6. Snyder PJ, Ellenberg SS, et al. The Testosterone Trials: Seven coordinated trials of testosterone treatment in elderly men. Clin Trial2014;11:362-375.
  7. Baillargeon J, Urban RJ, et al. Risk of Myocardial Infraction in Older Men Receiving Testosterone Therapy. Ann Pharmacother 2014; 48:1138-1144.

8. Corona G, Maseroli E, et al. Cardiovascular risk associated with testosterone boosting medications: a systematic review and metaanalysis. Expert Opini Drug Saf 2014;13:1327-51.

Comentarios: