VICTOR MARTINEZ ESPERA SU SUERTE

VICTOR MARTINEZ ESPERA SU SUERTE

  • Por: MD Latino
  • diciembre 7, 2011
  • 1 Comentario
VICTOR MARTINEZ ESPERA SU SUERTE

 

El Campeón del Arnold Classic Europa espera su suerte…

 

Entrevista exclusiva con Ron Harris

 

Era la noche de acción de gracias. La mayoría de nosotros en Estados Unidos disfrutaba de una suntuosa comida rodeados de nuestros seres queridos. Pero así no se encontraba Victor Martinez cuando me llamó ese jueves que tradicionalmente lo reservamos para deleitarnos con pavo, pie de calabaza y arándanos y para relajarnos en la comodidad de nuestros sofás viendo el fútbol en una televisión gigante de pantalla plana.

 

En vez de esto, Víctor se encontraba en las grises y frías instalaciones del correccional de Nueva Jersey, lejos de sus amigos y de sus seres amados, rodeado de extraños, comiendo las cosas más básicas y baratas imaginables, diseñadas para mantener a estas personas simplemente vivas, día a día, nada más.

 

Lo peor de todo, Víctor no sabía si su próxima parada sería volver a casa con sus cuatros hijos y amigos, o el aeropuerto en un vuelo final de salida de Estados Unidos, siendo deportado a su lugar de origen, la República Dominicana.  Así estaba Víctor cuando conversamos.

 

RH: Feliz día de acción de gracias Víctor. No muy feliz, me imagino. ¿Cuánto tiempo llevas allí?

VM: Casi seis semanas.

 

RH: ¿Tus hijos han venido a verte hoy?

VM: No, mi hija más pequeña vino una vez, los otros no. No quiero que estén aquí. La verdad es que no quiero ver a nadie, porque se me hace más difícil. Ellos vienen y luego se van, yo sigo aquí. Es más fácil de esta manera. Además odio incomodar a las personas y es un largo proceso que tienen que hacer para poder hacer una simple visita.

 

RH: ok, la próxima pregunta puede ser un poco ridícula, pero todos quieren saber si estás manteniendo tu tamaño.

VM: He perdido unas 10 o 15 libras (4 a 7 kilos). No estoy seguro.  No me he pesado.

 

RH: ¿Tienes acceso a algún tipo de equipamientos?

VM: Solo a una barra de dominadas. No hay nada de pesas. Así que solo hago unos push ups, abdominales y dominadas y ya se vuelve redundante. Intento no atrofiarme mucho, pero al mismo tiempo no me voy a preocupar demasiado por eso.

 

RH: ¿Cómo es la comida?

VM: Te alimentan para que te mantengas vivo. Hay algo que parece atún, pero no lo es. Algo que parece pavo, pero tampoco es. Muchas “carnes misteriosas”. Nos dan toneladas de pan, pero solo pan blanco. No integral o de cereales. No podemos tomar suplementos, sería mucho más fácil tomar mis shakes de MHP o los pudines todos los días. No quiero comer tanta azúcar y carbohidratos, voy a engordar demasiado. El comisario gana un dineral vendiéndoles caramelos a los reclusos. Hay un montón de gente con los dientes llenos de caries y con diabetes. No gracias… prefiero perder un poco de músculo.

 

RH: ¿Qué pasó con tu caso?

VM: Todo está con el oficial Ramos de Inmigración. Él está a cargo de mi caso y podría dejarme ir, ponerme una fianza o en libertad condicional. No soy un riesgo. ¿A dónde podría ir? ¿Por qué me iría a otro lado? Se trata de que quiero quedarme en el lugar donde he vivido la mayor parte de mi vida.

 

RH: ¿Cómo se compara Hudson County a Rikers Island, donde estuviste 60 días hace un par de años?

VM: Es la misma cosa. Cárcel es cárcel. Hay gente pagando penas federales y otros estatales. En Rikers algunos oficiales me dejaban entrenar y comer comida extra. Entrenar me ayudaba mentalmente, pero ahora no es una opción.

 

RH: ¿Corres peligro? ¿Te preocupa tu seguridad?

VM: Me preocupa controlarme a mí mismo si algo llegara a pasar o si alguien me obligara a tener que defenderme. Todo esto me frustra y lo único que me ayuda a contener mi rabia es entrenar. Allí me desahogo, con los pesos. Ha sido difícil no tener esa salida. No quiero pelear aquí. Si te metes en problemas, especialmente si alguien sale herido, te ponen cargos. Voy a informales a los oficiales si alguien me está molestando o si quieren hacerme algo, no porque les tenga miedo, sino porque no quiero que me pongan cargos por agresión o algo similar. Gracias a Dios los tipos que quieren llamar la atención se meten con los débiles. No me molestan a mí.

 

RH: Qué bueno. ¿Cómo es un día normal aquí?

VM: Trabajo en el servicio de alimentación. Gané 50 mil en el Olympia, 50 mil en Arnold Europa pero aquí ¡no gano ni un dólar por día! Pero es la única forma de obtener más comida. Mi turno empieza a las 7 am, luego a las 11 y a las 5 de la tarde. Uso delantal y guantes para servirles a los reclusos. Así se me pasa el tiempo. También leo bastante. Ya he leído cuatro libros y voy por la mitad del quinto. Veo los juegos de fútbol  pero tengo que leer los subtítulos porque el volumen es muy bajo.

 

RH: ¿Hay posibilidades de que salgas en diciembre?

VM: Hablé con un oficial. Estoy intentando que revisen mi caso esta semana. No espero nada. La próxima audiencia será a comienzos de enero.

 

RH: ¿Cuántas personas allí adentro saben quién eres?

VM: Muchos oficiales entrenan y saben quién soy. Muchos de ellos lee MD. Hay algunos que entrenan en Bob Bonham´s Strong y en Shapely Gym en Rutherford, Nueva Jersey. Uno de los comisarios es Luis Camacho, quien entrena con el mismo entrenador que yo, Víctor Munoz. Algunos me piden consejos. No me  importa dárselos. ¿Qué otra cosa puedo hacer? Casi todos son buenas personas, hacen su trabajo. No como los agentes de inmigración que me trajeron desde el aeropuerto. Esos tipos eran robots.

 

RH: Asumo que quieres participar en el Arnold Classic en Marzo.

VM: Sí, si salgo de aquí antes del 10 de diciembre. Si salgo después será complicado pues necesito por lo menos 12 semanas para entrenar. Me gustaría hacer el Flex Pro antes del Arnold también. Me sentí bien en el Olympia y en el Sheru Classic y sé que puedo volver a lucir así de nuevo.

 

RH: ¿Por qué contrataste a un abogado de inmigración de Florida? ¿No sería mejor contratar a alguien local?

VM: Un amigo me lo recomendó y parece ser uno de los mejores. No pudo venir a la primera audiencia pero estoy seguro de que todo saldrá bien.

 

RH: ¿Y cómo va lo demás? ¿Cómo está el restaurante?

VM: Lo perdí estando aquí. Obviamente no podía manejarlo e intenté poner a otras personas, pero no se pudo.

 

RH: Odio ponerte este escenario fatalista, pero ¿si tuvieras que regresar a vivir en República Dominicana? ¿Sería muy malo? Debes tener amigos y familiares allí.

VM: Ni siquiera lo pienso, porque no es algo por lo que estoy luchando. No sucederá. Pero teóricamente, si llegara a pasar, probablemente viviría en Punta Cana. Tengo amigos y familiares allí, pero mis hijos están aquí. No estoy aquí por mí, estoy aquí por ellos. Si no me importaran mis hijos ya estaría en Punta Cana. Todo lo que hago, especialmente las competiciones, son por mis chicos. Esto me ha ayudado dándome más confianza que nunca. Por mucho tiempo dude de mí y no pensé  que podría ganar. Después me dije a mi mismo que debía dejar de ser tan idiota. Tengo que hacerlo por mis hijos.

 

RH: Mi conocimiento legal es patético, por eso me confundo un poco. ¿Puedes explicarme como casos tan antiguos todavía se aplican a ti? ¿De qué época son estos casos?

VM: Son del 2000 y del 2004, pero no es como en el sistema legal regular donde solo se te puede juzgar por un caso una sola vez. Cuando no eres ciudadano de Estados Unidos y tienes Green Card puedes ser juzgado dos veces. Lo más loco es que para los inmigrantes no somos inocentes hasta que se pruebe nuestra culpabilidad. Somos culpables hasta probarse la inocencia. Las deportaciones han aumentado desde que Obama asumió la presidencia. Más de un millón de personas al año – 1,3 millones están en deportación en este momento. Con Bush era menos de la mitad. Obama fue elegido por negros e hispanos, pero al final terminó siendo un títere. Bush no era un santo, pero al menos mantuvo su palabra. Obama es débil. No será reelecto.

 

RH: Tus cargos fueron de felonía, ¿casi todos los cargos de inmigración son de este tipo?

VM: No.  Mucha gente aquí, al menos el 75% cumple pena por delitos menores como manejar sin licencia. Son personas normales, no ladrones o criminales. Tienen green cards, trabajo y familias. Muchos de ellos han tratado de hacer las cosas bien y buscan un juicio de inmigración pero todavía siguen presos. Hay tipos aquí que llevan 20 años presos por delitos menores. Es una locura.

 

RH: No tengo idea, y estoy seguro de que la mayoría de los ciudadanos americanos tampoco lo sabe. (La llamada se interrumpe por cuarta vez, me avisan que el tiempo acabó).  Ok Víctor, tengo que irme. Espero que nos veamos pronto y todo esto sea un mal recuerdo.

VM: Yo también. Feliz día de acción de gracias.

víctor martínez VICTOR MARTINEZ ESPERA SU SUERTE photo

víctor martínez1 VICTOR MARTINEZ ESPERA SU SUERTE photo

Comentarios: