DESCANSE EN PAZ JOE WEIDER (1919-2013) - USA

DESCANSE EN PAZ JOE WEIDER (1919-2013)

DESCANSE EN PAZ JOE WEIDER (1919-2013)

 

Fallece el padre del culturismo

POR Peter McGough

Parece mentira que Joe Weider ya no esté con nosotros. A pesar de que había estado enfermo durante algún tiempo, aun así fue un duro golpe enterarnos de que  falleció la mañana del 23 de Marzo.

De todos sus logros, la palabra que mejor lo describe es: “visionario”. Por más de 70 años predicó que el estilo de vida del físicoculturismo era una actividad saludable para todos.

En la edición de Julio 1970 de “Your Physique”, Joe escribió el hoy icónico “Predigo”, en el que hizo diez predicciones para el futuro. (Dichas predicciones se muestran en otro artículo).

Leerlas hoy resulta asombroso, porque en el momento en que fueron escritas debieron haber parecido  un enorme vuelo de fantasía para los científicos, la comunidad deportiva y la población en general. Y sin embargo, todas esas predicciones se han hecho realidad. No algunas de ellos, no la mayoría, ¡sino todas..! Al igual que Alexander Graham Bell probando su primer teléfono, Joe lo hizo. Tales habilidades proféticas son la marca de un verdadero visionario.

joe weider1 DESCANSE EN PAZ JOE WEIDER (1919 2013) photo

joe weider2 DESCANSE EN PAZ JOE WEIDER (1919 2013) photo

La vida de Joe giró alrededor de transformar sus visiones e ideas en realidad. Todos hemos escuchado cuentos de niños de escasos recursos triunfando en la industria, en el comercio o en el mundo del espectáculo. Pero la historia de Joe es diferente. Por pura fuerza de voluntad, él y su hermano Ben consiguieron salir de los guetos de Montreal y crear, de la nada, un deporte y una industria que no tenía ningún patrón o base previa. En este contexto de logros, es justo y conveniente que Joe sea considerado el padre del físicoculturismo.

Su inmersión en las publicaciones en 1940 fue el toque de clarín que convirtieron las competencias de culturismo en un verdadero deporte (en aquellos días se realizaban a medianoche en los ventosos pasillos de una iglesia después de los eventos de levantamiento de pesas). Luego procedió a la fabricación pionera de los suplementos deportivos, que hoy en día son un negocio que mueve todo el deporte. Eso sí que es obra de un visionario.

Es imposible generalizar cuando se piensa en Joe: todos tenemos un recuerdo personal y una deuda pendiente con él. Así que permítanme que hable del Joe Weider que conozco, me rehúso a decir conocí.

En mi juventud, en los 60’s, mi interés en el tema de la cultura física fue modificado por primera vez a través de los cómics de Superman, que solían tener un anuncio de Weider en la parte posterior.

Cuando veía los anuncios me sorprendían los brazos de Freddy Ortiz y más tarde, de los personajes de Beach Muscle en California, Dave Draper y Larry Scott; para un joven británico que vivía en el Norte de Europa, el clima parecía celestial, los físicoculturistas eran como dioses. Pero, elevado a un nivel superior, en un plano totalmente diferente, estaba Joe Weider. Para mí, el nombre tenía una cualidad similar a Zeus. Joe era el dios de dioses. Me adelanto hasta el día de hoy y todavía siento lo mismo por Joe. Recuerdo que me pellizcaba cuando solía sentarme con Zeus un par de veces a la semana para charlar.

joe weider3 DESCANSE EN PAZ JOE WEIDER (1919 2013) photo

Al comienzo me impresionaba el Joe bidimensional de las páginas de los comics, pero me impresionó aún más el Joe Weider multidimensional que llegué a conocer. Me llamaba de su oficina, a 20 metros de la mía y me preguntaba “¿Tienes unos minutos?”.

El adolescente callejero que había dentro de mí pensaba: “¿Me estás tomando el pelo?”. Siempre fueron más de unos cuantos minutos mientras me sentaba en su despacho y escuchaba sus historias, nunca dejó de sorprenderme. Lo que pudo haber comenzado con una discusión sobre como Jay Cutler salió en una reciente sesión de fotos se transformaba en un resumen de los problemas en Irak, seguido de un discurso sobre cómo los lobos determinan quién será el líder de la manada, para llegar de nuevo, sin ningún esfuerzo al físicoculturismo, Joe me regaló muchas anécdotas del pasado.

Una historia que me contó ocurrió cuando le hablé de mi introducción al deporte a través de los cómics de Superman y trajo a colación los anuncios de Charles Atlas, que aparecían en las mismas publicaciones. Atlas promovió su programa de tensión dinámica, el cual no involucró a ningún equipo de pesas, sino que implicaba ejercicios de autorresistencia de un músculo contra otro.

Al oír el nombre de Atlas, la cara de Joe se iluminó, sus ojos brillaron mientras me hablaba de la primera vez que conoció a Atlas, cuyo verdadero nombre era Angelo Siciliano. Había sido en el New York Athletic Club a finales de los 40. Joe estaba entrenando cuando Atlas se le acercó y se presentó.

Durante la conversación, Atlas le dijo a Joe: “Tú sabes, soy mejor hombre de negocios que tú.” Intrigado, Joe le preguntó por qué. Atlas respondió: “Porque para tu negocio de barras tienes que conseguir las cosas ya hechas y mandarlas a entregar a tu almacén. Luego tienes que empacarlas y enviarlas al cliente, y eso te cuesta una fortuna. En mi negocio, mando a imprimir un folleto de ocho páginas y luego lo envío a través del correo”. Al terminar la historia, Joe se echó a reír, obviamente, disfrutaba recordarlo.
Oír historias como éstas, de la boca de una leyenda viva, todavía hoy me hace agradecer el día en el que Joe me invitó a mudarme a Estados Unidos y trabajar para FLEX en 1991.

A mi llegada me dijo: “Te traje aquí por tu sarcasmo.” Le respondí: “Wow, es genial sentirse querido”. Trabajar con Joe y ver de cerca su ingenio creativo me hizo aprender muchísimo. Él me dio la pelota y corrió con ella como alma que lleva el diablo. Mi esposa Anne y yo conocimos a Betty y forjamos una cálida amistad con ella.

joe weider4 DESCANSE EN PAZ JOE WEIDER (1919 2013) photo

Joe cambió mi vida así como ha cambiado la de millones durante décadas. Pero no sólo me dio la oportunidad de conocer y trabajar con uno de mis héroes, me permitió formar una relación en la que él era un mentor, amigo y principalmente un segundo padre. Sé que muchos sienten lo mismo.

La historia de Joe de la perseverancia es una imagen especular de la esencia de su filosofía en el físicoculturismo: empezar poco a poco, establecer y lograr metas a corto plazo dentro de un marco de grandes objetivos, aprender de los errores y si al principio no tienes éxito, volver a intentarlo y siempre tener fe en tus creencias; no escuchar a tus detractores, al contrario, rodearte de energía positiva, no dormirte en los laureles y nunca de los nunca rendirte.

Bueno, ahora la única fuerza que pudo hacer que Joe Weider renunciara ha intervenido. Todos debemos atesorar la memoria de Joe y respetar su legado porque una cosa es absolutamente cierta: Nunca, nunca habrá otro Joe Weider. Te amo Joe.

JOE WEIDER6 DESCANSE EN PAZ JOE WEIDER (1919 2013) photo

Comentarios: