AL DIABLO CON LA GENÉTICA

Powered by Syntex Labs

syntex labs la maldicion genetica md latino ron harris AL DIABLO CON LA GENÉTICA photoPOR Ron Harris


Aviso: En la actualidad, según mi leal saber y entender, la ciencia médica no ha podido descifrar el código de cómo cambiar la composición genética del ser humano después de haber nacido. Las dotes que se traen al nacer en términos de estatura, estructura ósea, color de ojos y de cabello, longitud abdominal y forma, etc. no se pueden cambiar. Para cualquiera que crea que después de leer este artículo podrá tener un plan para lograr una genética idéntica a la de Phil Heath o Big Ramy, lamento decirles que no va a ser posible. Eso no significa que ya estén condenados a caminar por este mundo como inadaptados genéticos. Siempre hay formas de mejorar cualquier tipo de físico al concentrarse en fallas determinadas con una estrategia específica para eliminarlas, o de lo contrario, desarrollar o esconder otras áreas para crear una mejor apariencia. Estas son las “maldiciones” genéticas más comunes, junto con consejos infalibles para romper dicha maldición.

Ads by AdToms

Maldición genética:

Cintura ancha

La cintura ancha brinda ventajas considerables en deportes de fuerza como levantamiento de potencia y strongman. Lamentablemente, si el objetivo es tener algún tipo de físico estéticamente agradable como el de Men’s Physique o el de un fisicoculturista súper pesado, también significa que se va a tener una apariencia de “bloque” y jamás se logrará la forma en V que tienen los que resultaron bendecidos con una cintura de avispa. No se desanimen, hay maneras para resolver esto.

DESARROLLAR UNA ESPALDA SUPERIOR MÁS ANCHA

Cuánto más ancha se pueda hacer la espalda superior, más angosta lucirá la cintura. En el fisicoculturismo se trata en realidad de esculpir los músculos del cuerpo como si fueran de arcilla o mármol, como lo decía Arnold hace 40 años en “Pumping Iron”. Un factor clave en el sentido de que el ancho está en la parte superior de la espalda, que incluye laterales, romboides además de los teres mayor y menor. Los remos son mejores para el grosor de la espalda, pero para el ancho, lo mejor es el remo al mentón y los jalones. Seguro que tienen metido en la cabeza que el agarre apropiado es el abierto. No tanto. Hay que usar un agarre abierto por encima de la cabeza, pero también hay que hacer estos movimientos de jalón vertical con agarre neutral (palmas de la mano enfrentadas) y agarre supino. Hay que variar la distancia entre las manos para ejercitar diferentes fibras musculares de la parte superior de la espalda. Hay variantes de remos que también sirven para esta zona y que harán la espalda más ancha. Lo mejor que encontré son los remos con cable sentado usando una barra para jalón, así que nuevamente la línea del jalón es hacia el pecho en vez de hacia la parte inferior, como es lo estándar.

DESARROLLAR DELTOIDES LATERALES MÁS ANCHOS

Sería irresponsable de mi parte si dejara de mencionar el ancho de la clavícula. Si se tiene la mala suerte de contar con una estructura ósea con forma de “pera” que se ve más en las mujeres y que se caracteriza por huesos anchos en la cadera y clavículas angostas, el destino, tus padres o tu creador no te dio mucho con lo que puedas trabajar. Por suerte, muy pocos hombres tiene esa combinación maldita. Lo más probable es que las clavículas tengan, al menos, un ancho promedio. Para dar la ilusión de hombros anchos, hay que desarrollar deltoides medios al máximo. ¿Cómo? Hay que hacer elevaciones laterales de todo tipo: con mancuernas, sentado, parado, con cable y máquinas. Hacer dos elevaciones laterales diferentes en cada entrenamiento de hombros y hacer pocas series de laterales al comienzo de otro entrenamiento durante la semana, como para la espalda o el pecho. También agregarlos al hacer remos de pie con agarre abierto con barra, cable o mancuernas. Hacer dominadas arriba y con un movimiento de arco en vez de que sean en línea recta simplemente.

syntex labs md latino AL DIABLO CON LA GENÉTICA photo
MALDICIÓN GENÉTICA:

Sobrepeso natural

Podemos hablar todo el día con respecto a que si el sobrepeso es genético. La ciencia nos dice que sí. La participación de factores genéticos en el desarrollo de la obesidad se calcula que es de un 40 a un 70 por ciento. Algunos de esos genes obesogénicos o leptogénicos pueden tener influencia en la respuesta de personas obesas a la pérdida o al control de peso. Todos hemos visto familias en donde todos tienden a la gordura, lo cual es una combinación de naturaleza y cultura. Sin importar lo que sea, si se tiende a tener más grasa corporal que la deseada, lo único que queda es seguir así, si uno lo decide.

Si se tiende a tener más grasa corporal que la deseada, lo único que queda es seguir así, si uno lo decide.

POCOS CARBOS Y CUIDEN LAS CALORÍAS ESCONDIDAS

Las personas que tienen mejores resultados con las dietas de bajos hidratos de carbono son aquellas que tienden a engordar con facilidad y que luchan con la pérdida de peso. Si se sienten identificados, lo más probable es que no tengan que ingerir la misma cantidad de hidratos de carbono que el fisicoculturista promedio. Se necesitan carbos en la comida antes del entrenamiento como combustible para ejercitar y en la comida posterior al entrenamiento para volver a reponer los depósitos de glicógeno. Salvo eso, no se necesitan más. Todas las demás comidas deben ser proteínas y vegetales. También hay que estar atentos a aquellas calorías escondidas, al azúcar y a las grasas. Por ejemplo, mucha gente con sobrepeso come ensaladas que casi no tienen calorías, pero las cubren con aderezos que tienen entre 300 y 500 calorías. Hay que saber que una pechuga de pollo grillada es muy diferente a una empanizada y frita, ya que muchos no tienen ni idea. Hay que conocer lo que uno come en todo momento. Otras personas no necesitan ser tan estrictas, pero los que tienen este maleficio, sí.

MUCHO CARDIO

Los fisicoculturistas a menudo reaccionan al cardio como vampiros cuando ven ajo o cruces. Es un mal necesario por el que tienen que pasar durante la preparación para una competencia o para un receso de verano, pero es algo que evitan como la peste. ¡Eso mata el tamaño logrado! Para algunas personas con metabolismo más rápido, cualquier cosa que sea más que una cantidad moderada de cardio, sin duda es una mala idea. Para aquellos que engordan una libra de grasa con tan solo pensar en una pizza, tienen que hacerse amigos del cardio. No hay excusa. ¡Hay que hacerlo! ¿Cuánto? La mínima cantidad sería de cuatro a cinco sesiones de 30 minutos por semana. Es posible que no vena la pérdida de grasa que quieran con menos de 60 minutos, de seis a siete días por semana. Hagan el cardio más entretenido escuchando música, podcasts o ¡las entrevistas de Ronline en MD!

MALDICIÓN GENÉTICA:

Delgadez

Muchos de nosotros comenzamos a entrenar por tener una contextura pequeña y más liviana que los demás y estábamos cansados de que fuera así. Todavía me acuerdo cuando en la escuela, en vez de llamarme por mi nombre, Ronny, me decían “escuálido”. Comía lo más que podía, si es que no lo hacía más que mis compañeros, pero mi cuerpo quemaba todo como una estufa. Estoy seguro de que muchos de ustedes se identifican.

LIMITAR TÉCNICAS DE VOLUMEN E INTENSIDAD ALTOS

Las sesiones con peso no deben ser maratones de más de dos horas y de 25 a 35 series por parte corporal, ni tampoco deben estar llenas de series descendientes ni súper series. Trabajar en series pesadas de ocho a 10 repeticiones para la parte superior y de 10 a 15 para la inferior. Hacer el esfuerzo de agregar un poquito de peso a los ejercicios en forma regular. El entrenamiento no debería durar más de una hora. Hay que ir, trabajar bien los músculos en forma intensa y pesada e irse de inmediato para empezar a comer y recuperarse.

Evitar el cardio y el exceso de actividad

El ya fallecido Peary Rader, que fundó la revista Iron Man en 1936, tenía un consejo que sigue siendo tan cierto ahora como cuando no había televisión ni computadoras. “Jamás correr cuando podemos caminar, jamás caminar, cuando podemos sentarnos, jamás sentarnos cuando podemos acostarnos”. Ese consejo tenía como objetivo evitar el consumo excesivo de calorías, el cual constituye el enemigo de cualquiera con metabolismo rápido y que desee desarrollar masa muscular. Cuando se tiene un trabajo físico, hay que consumir más calorías para compensar ese consumo. Si no se hace, queda a criterio personal evitar actividades extras como básquetbol o bicicleta de aventura. Esta es una elección de cada uno. La decisión de establecer prioridades es puramente propia. Si se quiere crecer y ser más musculoso, habrá que hacer la menor cantidad de actividad física posible fuera del gimnasio.

MÁS CARBOS, MÁS GRASA

A veces, cuando alguien me dice que es imposible lograr peso muscular, le pido que describa su rutina diaria de alimentación. Se asombrarían de ver cuántas de estas personas casi no comen hidratos de carbono. A menudo, dejan de comer carbos en algún momento antes de las 6 de la tarde todos los días. Tienen miedo de engordar. Pero casi no saben lo difícil que va a ser para ellos desarrollar una cantidad considerable de grasa corporal. Si se tiene un metabolismo rápido y se lucha para engordar, hay que comer cosas como avena, arroz, papas, pastas y frutas en cada comida. Mucha gente también tiene miedo de comer grasa dietaria, hasta la saludable, por miedo a engordar. Hay que dejar de preocuparse y comenzar a ingerir de tres a cuatro porciones de grasa saludable por día en forma de huevos enteros, salmón, frutas secas y aguacate.

syntex labs md latino genetica en el deporte AL DIABLO CON LA GENÉTICA photoMALDICIÓN GENÉTICA:

Partes del cuerpo débiles

¿Logré captar su atención? Casi todos tenemos al menos, una parte del cuerpo que nunca respondió tan bien como las otras. En mi caso, son los brazos. Para muchos otros, son las pantorrillas, los pectorales, las piernas o la espalda. En muchos casos, la razón principal por la cual esas áreas están rezagadas es alguna deficiencia genética, como abdominales cortos (responsables de pantorrillas y antebrazos débiles). Esto no significa que nos tengamos que considerar derrotados.

Analizar la selección y la forma del ejercicio

La reacción refleja ante las partes débiles es entrenarlas lo más posible, ejercitarlas por más tiempo y más que otras partes. No es que esto sea incorrecto, ya vamos a volver a esta estrategia, pero es prematuro. Antes de tomar ese camino, hay que pensar en cómo se entrena esa parte muscular. ¿Y la forma? ¿Sienten cómo trabaja ese músculo, cómo se contrae y se estira con cada repetición? ¿Pueden lograr un buen bombeo en ese músculo? ¿Les duele, al menos, por un día o dos después de entrenarlo? ¿Hacen ejercicios para ese músculo que hace el resto o que les dijeron que hagan y han encontrado determinados ejercicios o variantes que les dan una mejor sensación en dicho músculo? Por ejemplo, conozco muchos atletas que se empecinan en hacer barras en prensa de banco horizontal para el pecho a pesar de que jamás lograron ni una pizca más de pectorales. Mientras tanto, las mancuernas, la máquina Smith o las prensas Hammer de fuerza podrían darles mejores resultados.

ESPECIALIZARSE

En caso de ya saber que están entrenado el músculo rezagado de manera apropiada y todavía no ven resultados satisfactorios, es en ese momento que hay que pensar en especializarse en dicho músculo. Trabajar la zona dos veces por semana con ejercicios y técnicas diferentes y número de repeticiones. Hacer un poco menos para las áreas más fuertes durante periodos de tiempo limitados con el fin de poner más atención a los puntos débiles.

DEJAR DE ENTRENAR LAS PARTES REZAGADAS POR UN TIEMPO

Tengo que agradecer al sabio Evan Centopani por esta sugerencia que me dio hace unos años para los brazos y la cual jamás probé, pero que tiene mucho sentido. A menudo se ejercita tanto un grupo muscular que no llega a recuperarse y a crecer. ¡Está exhausto! En general, esto pasa cuando lo entrenamos con mucho volumen y frecuencia, esperando verlo crecer. En ese caso, lo que se necesita es una pausa. Dejarlo descansar durante dos semanas. El miedo aquí es que se vaya a encoger, pero se van a sorprender al ver que si se recupera, se agranda un poco. Después, cuando se retoma el entrenamiento, ese músculo vuelve a responder.

MALDICIÓN GENÉTICA:

Debilidad

A pesar de estar hablando de físicos, sé que muchos de ustedes están preocupados por la fuerza. Y si resulta que usan mucho menos peso que otros atletas del gimnasio, sé que les molesta. No solo quieren parecer fuertes, sino ser fuertes. Las personas dotadas de una fuerza excepcional tienen una genética que les brinda tendones de tamaño privilegiado además de coordinación neuronal motora lo cual les da una ventaja especial. Pero cualquier puede hacerse más fuerte.

TRABAJAR LA FUERZA

Si se quiere lograr más fuerza, hay que concentrarse en el entrenamiento con ese objetivo. Esto es muy diferente a lo que hacen muchos fisicoculturistas. Hacemos más repeticiones para mantener el músculo bajo tensión por más tiempo. En el entrenamiento de fuerza se trata de brotes cortos de potencia y de ser explosivos. Observen a los levantadores olímpicos de nivel mundial. Esos hombres y esas mujeres levantan las pesas tan rápido, que si uno pestañea, se lo pierde. El entrenamiento de fuerza implica menos repeticiones, como de una a cinco en su mayoría. En realidad, no son tanto los músculos lo que se entrena como el sistema nervioso. Basta con decir que si se sigue entrenando al estilo de un fisicoculturista, con muchas repeticiones y menos tiempo, no se va a lograr mucha fuerza.

DESCANSAR ENTRE LAS SERIES

Si se observa cómo se entrenan los levantadores de fuerza, una de las primeras cosas que se ven es la cantidad de tiempo que descansan entre series, pueden ser cinco minutos o más. No buscan bombear ni consumir. Permiten que los músculos y el sistema nervioso se recuperen y se recarguen antes de volver. Por lo tanto, una sesión de peso muerto bien podría durar más de una hora. Así es como se hace cuando se está tratando de ser lo más fuerte posible.

ENTRENAR CON LEVANTAMIENTO MÁS SEGUIDO

Finalmente, no se puede esperar mejorar mucho en la prensa de banco, en las sentadillas o en el peso muerto, si se hace una vez por semana. Los levantadores olímpicos entrenan con pesas todos los días. Al menos, practican los levantamientos más pesados dos veces por semana. Con la práctica se logra la perfección y ejercitar los levantamientos que se quieren mejorar es la clave para lograr más fuerza.

No se puede esperar mejorar mucho en la prensa de banco, en las sentadillas o en el peso muerto, si se hace una vez por semana.

¡AL DIABLO CON LA GENÉTICA!

Todos nacimos con ciertas dotes genéticas que fueron pasando de generación en generación por nuestros ancestros. Algunas son favorables, otras no mucho. Lo que sea que tengan, sepan que pueden hacer bastante para compensar esas dotes indeseadas y lograr el mejor físico posible. En vez de quejarse por las maldiciones y sentir pena por uno mismo por no ser como los atletas de las portadas de MD, ¡vayan y hagan algo! Todos nosotros podemos lucir mejor con el tiempo, si tenemos un plan y nos esmeramos para lograrlo. Al final, en el fisicoculturismo se trata de ser lo mejor que podamos.

Lo que sea que tengan, sepan que pueden hacer bastante para compensar esas dotes indeseadas y lograr el mejor físico posible.

TU PUEDES CAMBIAR TU GENETICA SYNTEX LABS MD LATINO AL DIABLO CON LA GENÉTICA photo


Ron Harris comenzó en la industria del fisicoculturismo durante los ocho años que trabajó en Los Ángeles como Productor Asociado del show “American Muscle Magazine” de la ESPN durante la década del 90. Desde 1992, ya ha publicado más de 5.000 artículos en revistas de fisicoculturismo y fitness, lo cual lo convierte en el escritor de fisicoculturismo más prolífico. Ron entrena desde los 14 años y compite como fisicoculturista desde 1989. Vive con su esposa y sus dos hijos en el área de Boston.