CUIDADO CON LAS TOXINAS EN TU ALIMENTACIÓN

202

NIVELES ALTOS DE HIERRO VINCULADOS A LA ENFERMEDAD CARDIACA 

Por Thomas Fahey

La presencia de niveles altos de hierro en los hombres se vincula a la presión alta y a la enfermedad cardiaca. Las dietas deficientes y la falta de ejercicio aumentan los niveles de hierro en hombres jóvenes, según un estudio a cargo de Maja Tomczyk de la Universidad de Gdansk de Educación Física y Deportes de Polonia. 

Los investigadores encontraron que el ejercicio evita la acumulación de hierro mediante el aumento de hepcidina, la cual promueve la regulación de hierro. Los seres humanos tienen una capacidad limitada para eliminar el hierro, de manera que se puede acumular si se consume demasiado. 

El exceso de hierro en la sangre puede producir tumores, acelerar la descomposición de membranas celulares y aumentar el riesgo de ataques cardiacos.

En las mujeres, los altos niveles de ferritina en suero (un indicador eficaz de los depósitos totales de hierro en el organismo) se relacionan con el aumento de factores de riesgo de enfermedades cardiacas, tales como presión alta, Índice de Masa Corporal (proporción peso-altura), colesterol total, triglicéridos y bajo colesterol HDL. (Journal of the International Society of Sports Nutrition)

EL CONSUMO FRECUENTE DE PESCADO AUMENTA EL MERCURIO EN LA SANGRE A NIVELES QUE PUEDEN SER PELIGROSOS 

El Consejo Nacional de Investigación (The National Research Council) recomienda un nivel máximo de mercurio en la sangre de 5.8 microgramos por litro. Investigadores del Centro Nacional de Estadísticas de la Salud (National Center for Health Statistics) encontraron que el consumo frecuente de pescado con alto contenido de mercurio, como salmón, atún y tiburón, pueden elevar el mercurio hasta niveles peligrosos.

Casi el 4.8% de los estadounidenses tienen niveles de mercurio arriba de 5.8. Esto se debía en gran medida al consumo de pescado con alto contenido de mercurio, pero no a la ingesta de camarones ni cangrejo. 

Las personas que comían pescado 5 ó más veces por mes se consideraban consumidores frecuentes de pescado. El alto consumo de pescado no se recomienda para las mujeres embarazadas ni para los niños pequeños. (American Journal Clinical Nutrition, 99: 1066-1070).