EL EJERCICIO NO ES UN ESTÍMULO IMPORTANTE PARA ACTIVAR LA GRASA PARDA

EL EJERCICIO NO ES UN ESTÍMULO IMPORTANTE PARA ACTIVAR LA GRASA PARDA

 

POR STEVE BLECHMAN Y THOMAS FAHEY, ED.D

 

El cuerpo humano contiene pequeñas cantidades de tejido quemador de calorías llamado grasa parda (tejido adiposo pardo, o BAT, según sus siglas en inglés) que convierte la energía de los alimentos directamente en calor. La grasa blanca hace lo contrario, almacena grasa. El tejido BAT es un importante generador de calor en animales hibernadores y promueve la termogénesis no tiritante, lo cual genera calor y ayuda a los animales al igual que a los seres humanos a adaptarse al frío. Las diferencias individuales en cuanto al contenido de BAT y a la actividad tienen un rol importante en la obesidad humana. El tejido BAT se activa mediante el sistema nerviosos simpático, el cual es el mecanismo de combate y fuga que tiene el organismo para controlar situaciones de estrés y de emergencia. Sin embargo, un estudio reciente a cargo de Piryanka Motiani de la Universidad de Turku en Finlandia y otros colegas encontraron que el ejercicio, un activador importante del sistema nervioso simpático, no era un estímulo significativo para la activación de la grasa parda en hombres de edad mediana. Una mayor activación de la grasa parda ayuda a las personas a gastar más calorías y quemar más grasa. La exposición al frío además de nutrientes claves, como la p-sinefrina, ácidos biliares y la capsaicina (de los pimientos chiles) junto con la melatonina antes de ir a dormir, pueden aumentar la actividad de la grasa parda, lo cual aumenta el gasto calórico y promueve el consumo de grasa. (Diabetes, Obesity and Metabolism, publicado en línea, el 20 de marzo de 2017)