MÚSCULOS MÁS POTENTES CON TRIFOSFATO DE ADENOSINA (ATP)

 

MÚSCULOS MÁS POTENTES CON TRIFOSFATO DE ADENOSINA (ATP)

 

Por: Victor R. Prisk, M.D

 

El trifosfato de adenosina (ATP) es otro nutriente con una capacidad extraordinaria de aumentar la fuerza y la potencia. Lo curioso es que la capacidad del ATP de aumentar la fuerza y la potencia tiene muy poco que ver, si es el caso, con la función primordial que tiene como proveedor principal de energía para todas las funciones que la necesitan dentro del organismo. De hecho, los estudios muestran que la administración oral de ATP degrada los enlaces de fosfato de alta energía que están en su interior y por lo tanto, la capacidad del ATP de suministrar energía, sin embargo, el consumo de ATP todavía aumenta de manera efectiva la fuerza6, eso se debe a que el poder del ATP de aumentar la fuerza y la potencia proviene de varias funciones extracelulares de este nutriente que no se relacionan en absoluto con la capacidad de suministrar energía celular originada por los enlaces de fosfato de alta energía. Estos efectos se activan cuando el ATP se une a un grupo específico de receptores de adenosina incorporados en la membrana celular, lo cual inicia determinadas cascadas de canalización celular que originan beneficios considerables de fuerza y potencia.

Más fuerza. El calcio facilita la interacción entre las proteínas musculares actina y miosina, las cuales activan directamente la contracción muscular. Por lo tanto, más calcio dentro de la célula muscular aumenta la interacción actina-miosina, lo cual genera contracciones musculares más fuertes. Hay evidencia científica reciente que muestra que la contracción muscular produce liberación de ATP proveniente de las células musculares. Después de salir de la célula muscular, el ATP se enlaza al receptor de adenosina en el exterior de la célula, lo cual produce un aumento de calcio dentro del músculo.6,7, 8. Está demostrado que al agregar ATP directamente al tejido muscular aislado también aumentan los niveles de calcio intramuscular, lo cual sugiere que las fuentes externas o suplementos de ATP también refuerzan las contracciones musculares.8

Debido a que el ATP aumenta los niveles de calcio dentro del tejido muscular con el fin de mejorar la fuerza contráctil del músculo, los investigadores querían ver si los suplementos con ATP podían mejorar el rendimiento muscular. Un estudio a cargo de Jordan et al.9 mostró que 225 miligramos de ATP por día durante dos semanas, junto con entrenamiento de resistencia tuvo como resultado un aumento del peso total levantado en la prensa de banco además de un considerable aumento en la cantidad de repeticiones en la primera serie. Otro estudio liderado por Wilson et al.10 mostró que una dosis de 400 miligramos diarios de suplemento con ATP durante 12 semanas combinados con entrenamiento con peso aumentó la fuerza total del cuerpo además del tamaño muscular. En conjunto, estos resultados indican que el suplemento oral de ATP aumenta la fuerza de con- tracción muscular lo cual permite que la potencia de salida sea mayor.

Más energía para las células musculares. Además del hecho de que un aumento del calcio dentro de las células musculares mejora la capacidad de contracción muscular, estudios adicionales muestran que más calcio inducido por el ATP dentro del tejido muscular incrementa la entrada de glucosa a las células1, lo cual les suministra niveles superiores de energía. También está demostrado que niveles superiores de calcio dentro del hígado debido al consumo de ATP aumentan la conversión de glucógeno en glucosa 11,12, por eso se puede usar como fuente de energía por parte de las células musculares y el resto del organismo. Debido a que hay abundante glucógeno almacenado en el hígado, la conversión de glucógeno en glucosa activada por el ATP constituye una fuente considerable de energía para las células musculares, lo cual mejora la fuerza y la potencia de los músculos.